La ruta del dinero K fue un entramado complejo en el que intervinieron más de veinte personas. Así consta en el lapidario fallo del Tribunal Oral Federal N°4 que condenó al empresario kirchnerista Lázaro Báez a 12 años de prisión por haber lavado más de 50 millones de dólares.A continuación, todos los condenados:

Lázaro Báez: 12 años de prisión. Empresario amigo de Néstor Kirchner, pasó de ser un empleado bancario a manejar una de las empresas de obra pública más poderosas del país, con contratos millonarios de obra pública, sobre todo en la Patagonia. En 2003, año en que el kirchnerismo llegó a la Casa Rosada, creó Austral Construcciones y se hizo multimillonario: llegó a tener 1.400 propiedades valuadas en 205 millones de dólares, cuando en 2013 sólo había declarado ante la AFIP bienes por 66 millones de pesos.

Lázaro Báez y Martin Baez. Foto David Fernández .

Lázaro Báez y Martin Baez. Foto David Fernández .

-Martín Báez: 9 años de prisión. El hijo de Lázaro Báez, al que el empresario consideraba su heredero en el manejo de los negocios del clan familiar, fue considera coautor penalmente responsable del delito de lavado de dinero y recibió la segunda condena más grande.

“Soy una persona honesta, fui y soy buena gente, y actualmente con la vida destrozada. Espero poder habido explicar que no hice lo que las querellas intentaron acusarme. No soy ni mafioso ni delincuente, soy una persona común. Que trabajó en la empresa de su padre, empezando y aprendiendo”, dijo en su alegado final desde la Unidad 31 del Penal de Ezeiza. Es el único que llego con prisión efectiva a la sentencia.

Martín Báez, desde la cárcel de Ezeiza.

Martín Báez, desde la cárcel de Ezeiza.

-Leandro Báez: 5 años de prisión. Hijo menor del empresario de la construcción, siempre negó estar al tanto de los manejos espurios de dinero dentro del grupo familiar, pero la Justicia lo condenó como partícipe necesario. “Todavía hay una oportunidad de que Lázaro sea sincero, que diga la verdad. Yo no la se, si supiera la hubiera declarado“, aseguró antes de la sentencia final del juicio.

Leandro Báez, el menor de los varones de Lázaro. Foto Pedro Lázaro Fernández.

Leandro Báez, el menor de los varones de Lázaro. Foto Pedro Lázaro Fernández.

-Luciana Báez: 3 años de prisión en suspenso.  Una de las hijas mujeres del empresario. Siempre negó estar involucrada en los manejos y triangulaciones de dinero a paraísos fiscales. Sostuvo ante la Justicia que trabajaba en las empresas de su padre “sólo para tareas administrativas, como el pago a proveedores”. Rechazó haber tenido “injerencia en los asuntos societarios del “Grupo Báez” y dijo que su sueldo lo cobraba “a través de la cuenta sueldo del Banco Nación”. Fue considerada partícipe secundaria.

-Melina Báez: 3 años de prisión en suspenso. ​La menor de todos los hijos del empresario K. “Jamás he sido titular de una cuenta bancaria en el exterior ni he realizado actos de disposición de dinero en el exterior​ y jamás operé de cualquier modo y bajo cualquier circunstancia, una cuenta bancaria extranjera”, dijo ante la Justicia. Se defendió afirmando que cuando se hicieron los movimientos de millones al exterior, ella estaba viviendo en Buenos Aires. “Estaba ocupándome de mis estudios y totalmente alejada y ajena a los asuntos empresariales de Lázaro Báez”. Condenada por participe secundaria. 

-Daniel Pérez Gadín: 8 años de prisión. Contador, fue uno de los que operó en la compra de la financiera SGI destinada a lavar dinero. Según declaró, él fue contratado por Báez para hacer taras de consultoría y asesoramiento. “Cuando el señor Báez me contrató, fue para capacitar a sus hijos en el uso de técnicas de gestión moderna. En esa gestión hicimos innumerables cursos de capacitación. Sin ninguna duda, Báez quería que Martín creciera en la organización, participó de muchas reuniones y yo participé con él”.

En su alegato final hilvanó una teoría que mezcló el lawfare con los fondos buitres, Paul Singer y Jorge Lanata. “Se sabe que ese periodista, para inventar lo de la ruta del dinero K, fue financiado por Paul Singer en el momento en que el país se negaba a pagarle a los fondos buitres. Empieza todo, no buscando lavado de dinero del señor Báez, empieza tratando de involucrar a la expresidenta de la Nación, hoy vicepresidenta”, dijo. Fue condenado por lavado de activos agravado, en carácter de coautor.

La ruta del dinero K: El alegato de Daniel Pérez Gardin

-Jorge Chueco: 8 años de prisión. Abogado, fue el cerebro jurídico de las operaciones del grupo de Lázaro Báez. La firma de Chueco aparece como endoso en nueve cheques a través de los cuales Austral Construcciones recibió unos 33 millones de pesos en su cuenta bancaria en una operación de “autocompra o autoventa” de títulos de la deuda pública nacional a través de Helvetic. También lo consideraron coautor.

Jorge Chueco, el abogado de Báez, cuando fue detenido luego de estar prófugo.

Jorge Chueco, el abogado de Báez, cuando fue detenido luego de estar prófugo.

-Leonardo Fariña, 5 años. El gran arrepentido de la causa de la Ruta del Dinero K fue considerado coautor del lavado de dinero, pero su pena “fue reducida en tres (3) años de prisión respecto de los ocho (8) años que le hubieran correspondido de no haber colaborado como imputado arrepentido aportando información que permitió el esclarecimiento de parte de los hechos objetos del juicio“, según consta en el veredicto. Destapó con sus declaraciones la compleja ingeniería financiera de Báez para lavar dinero.

Leonardo Fariña en al Tribunal Oral Federal 4 de Buenos Aires.

Leonardo Fariña en al Tribunal Oral Federal 4 de Buenos Aires.

-Fabián Rossi: 5 años de prisión. El mediático exmarido de Iliana Calabró fue condenado como participe necesario del lavado de activos. Ante la Justicia, se defendió diciendo que el cumplía funciones de cadete VIP, que solo iba al supermercado a comprar comida y servía café.

“Yo no los conocía; sí se ha demostrado quién era la persona que tenía estrecha relación, que hasta ha dicho por él mismo que pertenecían a la misma banda, pero esa persona no garpaba en los medios, no garpaba periodísticamente porque no tenia perfil mediático. Mis dientitos garpaban”, sostuvo en su alegato final.

Fabián Rossi en Tribunales Federales de Retiro. Foto Pedro Lázaro Fernández .

Fabián Rossi en Tribunales Federales de Retiro. Foto Pedro Lázaro Fernández .

-César Fernández: 5 años de prisión. Era uno de los encargados de la financiera SGI y uno de los personas que aparecen en el famoso video de La Rosadita contando dinero de bolsos, fumando habanos y tomando whisky importado. Durante su indagatoria, se negó a declarar y sólo escuchó los cargos en su contra. Partícipe necesario.

-Juan Alberto De Rasis: 6 años de prisión. Era uno de los representantes del banco suizo Lombard Odier. Fue procesado por haber “intervenido en la conformación de una estructura jurídica, societaria y bancaria en el extranjero para la canalización, conversión, transferencia, administración, venta, disimulo y/o puesta en circulación en el mercado de fondos propiedad de Lázaro Antonio Báez de procedencia ilícita”. Hoy en su alegado final ─declaró esta mañana antes de la sentencia─ dijo que solo quería que esta “pesadilla” terminara. “Estoy seguro de mi inocencia”, sostuvo. Partícipe necesario.

-Julio Enrique Mendoza: 6 años de prisión. Fue el presidente de Austral Construcciones y mano derecha de Lázaro Báez, al que luego terminó negando ante la Justicia. Chaqueño, se refugió en Resistencia durante el avance de la causa y Báez lo trató de mentiroso. Dijo que buscaba mejorar su situación procesal en base a “falsedades”.

Julio Mendoza fue el titular de Austral Construcciones.

Julio Mendoza fue el titular de Austral Construcciones.

-Eduardo Castro: 5 años de prisión. Fue uno de los ejecutivos de la financiera SGI Argentina, conocida como “La Rosadita”, y por lo tanto administró las cuentas de Báez en el exterior, las que se utilizaron para realizar 139 operaciones por 20 millones de dólares, según consignó la Confederación Suiza.

-Walter Zanzot: 5 años de prisión. Fue considerado partícipe necesario en el circuito de expatriación y reingreso de fondos de la ruta del dinero K.  Era el director de las empresas aéreas de Lázaro Báez, Top Air, y por lo tanto un engranaje clave en el transporte de los bolsos con millones de dolares y euros que describió Fariña como arrepentido en la causa.

Walter Zanzot (de chaleco verde), director de las empresas aéreas de Lázaro Báez.

Walter Zanzot (de chaleco verde), director de las empresas aéreas de Lázaro Báez.

-Federico Elaskar: 4 años y seis meses de prisión. Fue quien le vendió la financiera SGI a los Báez. “Para las querellas soy culpable, la mayoría ha renunciado, no se quedaron a ver el final”, dijo en su alegato final. “No puedo ser miembro de una asociación ilícita cuando estaba a miles de kilómetros, no puedo decir aterrado, pero sí que estaba en lo que siempre fue mi país, Estados Unidos. A siete mil kilómetros, cruzándome amenazas porque no me pagaban, eso habla por sí solo”. También partícipe necesario.

Federico Elaskar en el juicio de la Ruta del Dinero K. Foto David Fernandez.

Federico Elaskar en el juicio de la Ruta del Dinero K. Foto David Fernandez.

-Martín Eraso: 4 años y seis meses de prisión.  Otro de los representantes del banco suizo Lombard Odier. Hasta minutos antes de ser condenado sostuvo su inocencia. “Termino el juicio con sensaciones encontradas, cuando uno no cometió delito quiere terminar con esto lo antes posible, quiere volver a la vida normal, confió en que este Tribunal ponga las cosas en su lugar. Pero termino con un sabor amargo, porque la mayor parte de la prueba que pedimos con mi compañero ─De Rasis─ va a ser producida tras la sentencia en otro juicio”, dijo. Fue considerado partícipe necesario. 

Martín Eraso, uno de los representantes del banco suizo Lombard Odier, en su alegato final, en la mañana del miércoles en el que se leyó el fallo.

Martín Eraso, uno de los representantes del banco suizo Lombard Odier, en su alegato final, en la mañana del miércoles en el que se leyó el fallo.

-Claudio Bustos: 4 años y seis meses de prisión. Consignado como uno de los hombres de confianza de Lázaro Báez, rechazó las acusaciones en su contra. “Quiero recalcar que no tuve participación ni movimientos con las cuentas bancarias del exterior, ni ningún beneficio; al contrario, toda esta situación me perjudicó a nivel personal, familiar y económico”, marcó en su alegato. Sin embargo, su nombra aparece en un tramo clave de la causa, la maniobra con títulos de deuda pública, reingresados al país en una cuenta bancaria de Austral Construcciones. Allí hubo nueve cheques por $208.840.876, endosados por Jorge Chueco ─como apoderado de Helvetic─ y depositados por Eduardo Larrea y Claudio Bustos en nombre de Austral.

Claudio Bustos en el juicio de la ruta del dinero K.

Claudio Bustos en el juicio de la ruta del dinero K.

-Carlos Molinari: 4 años y seis meses de prisión. El empresario fue condenado por lavado de dinero por cuatro hechos puntuales. La compra de un vehículo marca Ferrari California, dominio INP622; de un Audi S3 dominio JMV167; de un Audi R8 Spyder, dominio KEN326; y por haber pagado los gastos de la fiesta de casamiento de Leonardo Fariña y la vedette Karina Jelinek.

Carlos Molinari fue compañero de la fórmula de Mario Ishii en 2011 en una fórmula para pelear la gobernación bonaerense.

Carlos Molinari fue compañero de la fórmula de Mario Ishii en 2011 en una fórmula para pelear la gobernación bonaerense.

Karina Jelinek y Leo Fariña. Foto María Eugenia Cerutti

Karina Jelinek y Leo Fariña. Foto María Eugenia Cerutti

“Siento que he sido condenado durante ocho años, de la noche a la mañana, a través de la prensa, y en una situación farandulesca que exhibió este juicio por un motivo principal: el pago de un casamiento. Mi única pretensión es poder dar vuelta la página”, dijo en su alegato final.

-Daniel Bryn: 3 años de prisión en suspenso. Fue socio de Leonardo Fariña en Andrómeda Corporate Finance S.A. Su trabajo, según declaro en sede judicial, fue conseguirle efectivo a Lázaro Báez. “Fariña me dijo que Baéz tenía un monto muy grande de activos corrientes inmovilizados y que tenía problemas para cobrar certificados de la obra pública”​, le dijo al juez Casanello. Fue considerado autor de lavado de activos en tres hechos concurrentes entre sí y partícipe secundario en otro.

-Juan Ignacio Pisano Costa: 2 años y seis de prisión en suspenso. Operador de bolsa, aparecía en los papeles de SGI como director titular hasta el 2011. Se lo acusaba de operar junto a Fabián Rossi en cuentas off shore en Panamá. “SGI tenía en una cuenta de EEUU de Pershing, que es una operadora norteamericana de valores de bolsa, que estaba a nombre de Elaskar y la manejaba Juan Pisano Costa“, declaro Fariña ante el juez. Se lo condenó en calidad de partícipe secundario del sistema de lavado.

-Alejandro Ons Costa: 4 años de prisión. ​ Era investigado por la misteriosa compra de esa financiera. Junto a Pisano Costa fueron designador directores de la financiera conocida como “La Rosadita”, en la asamblea en la que se definió la salida de Elaskar, quien hasta entonces la presidía la financiera.

-Jorge Norberto Cerrota: 2 años y seis meses en suspenso. Contador, fue presidente del Banco de Tierra del Fuego y jefe de contadores en la empresa Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA), que dependió del ex ministro Planificación Federal Julio de Vido. Según el primer testimonio de Federico Elaskar, Cerrota fue uno de los que lo “apretó” para que vendiera la financiera SGI, que Báez y su grupo utilizó como búnker para construir una ingenieria para lavar dinero en paraísos fiscales y cuentas bancarias en Suiza.

-César Larrea: absuelto. Casanello señaló que existían sospecha concretas de su participación en el lavado, específicamente en el manejo de titulos públicos con los que se habrían reingresado al país una suma aproximada de 33 millones de dólares. Esos fondos se “habrían sido insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones SA en el Banco de la Nación Argentina, a través de nueve cheques por un total de $208.840.876, endosados por Jorge Chueco -como apoderado de Helvetic- y depositados por Eduardo Larrea y Claudio Bustos en nombre de Austral”, sostuvo. No encontraron suficientes pruebas en su contra y su absuelto por unanimidad.

-Santiago Carradori: absuelto. Fariña lo apuntó como uno de los hombres clave de la operatoria de lavado. Cuando declaró durante doce horas ante Casanello dijo que viajaba a España junto a Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco y que también se registró en los mismos vuelos, a Martín Báez, el mayor de los hijos varones del empresario K. Y que de España a Suiza iban a “a hacer la concentración de los fondos que estaban en Europa”. Fue absuelto por unanimidad.

-Christian Martín Delli Quadri: absuelto.  Socio de Jorge Chueco en la firma “Sernorte Holding SA”. En uno de los dictámentes del fiscal Guillermo Marijuan, esa empresa estaba vinculada a “Helvetic Group” por medio de otras sociedades.​

Veredicto TOF 4 en el juicio la ruta del dinero K a Lazaro Baéz.

Veredicto TOF 4 en el juicio la ruta del dinero K a Lazaro Baéz.

-Sebastian Pérez Gadín; absuelto. Es el hijo de Daniel Pérez Gadín y aparecía en videos de las cámaras de seguridad de “La Rosadita” sacando documentación de esas oficinas la misma noche en que el programa de Jorge Lanata, PPT, hacía la denuncia pública que inició la causa de “La ruta del dinero K”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here