Jorge Luis Borges sostenía que “hay tanta actualidad que no tenemos pasado, lo bueno de los libros es que estan escritos para la memoria. Lo malo de los diarios es que están escritos para el olvido.El mismo artículo leído en un libro, se recuerda; leído en un diario, se olvida”. Vivimos el actualismo o pensamiento precipitado y se lee menos los libros que son a largo plazo que los artículos que como género literario es el que mejor retrata la realidad de nuestro presente. Desde Truman Capote, Gay Talese,  y Norman Mailer, llegamos a los prestigiosos articulistas como Javier Marías, Arturo Pérez Reverte; Manuel Vivent, Javier Cercas, Rosa Montero. Almudena Grandes y Fernando Savater, precedidos por Azorín, Pío Baroja y Miguel de Unamuno. Aquí en la Argentina tenemos a Tomas Abraham, Beatriz Sarlo, Martín Caparroz, Santiago Kovadloff, Luis Alberto Romero, Jorge Fernández Díaz, Joaquín Morales Solá, Alejandro Borenztein y otros.

Hoy el artículo creativo tiene más que ver con la literatura que con el periodismo profesional, aunque no se autoexcluyen. Pero el articulismo es indudablemente la literatura de la modernidad, sin que por ello, se sigan escribiendo libros largos, espesos, con novelas, ensayos, ensayos novelados y cuentos con poemas. A que viene esta introducción?. Es para contestar a preguntas que nos haces sobre Contratiempo.com.ar, si es un diario?, una página?, un espacio? o una colección afortunada de fatalismos, que debemos interpretar?.

Casi mil artículos de todos los colores sobre la policromía de la realidad cotidiana sumada a la edición de libros contestan la pregunta, quizás, Contratiempo es fiel a su esencia que es un contrasentido, por lo tanto no es un diario, no es una colección de libros, no es un cuento, no lleva en si el ideario de la poesía, no cubre todos los artículos de todos los diarios del mundo, no es el diario más influyente del mundo como el New York Times, tampoco es una revista, no es la suma de editoriales, columnas y opiniones diversas sobre política, policiales, humoradas, provinciales etc…nada de eso y todo eso. Esa nadidad totalizante, expresa su sentido, publicar lo que creemos conveniente de todo lo que se escribe y a la vez escribir artículos propios y artesanales, no únicos porque nos derrumbaríamos en el bostezo fatal. Es para todos los gustos, siguiente la línea original que alimente a la República, sin hacer concesiones. No tenemos como dice Sebrelli, delirios de grandeza, por eso y porque en el perplejizante naufragio de la realidad humana que nos actualiza, nos devuelve al pasado, nos hunde en el olvido y nos arroja hacia la inmortalidad, creemos que salir a cazar lectores a través de artilugios tecnológicos para que cada vez nos conozcan más, es una incongruencia, ya que nuestro destino es lento, puro y sereno en su marcha hacia el amanecer de un futuro que soñamos promisorio, según donde nos lleve el naufragio de uno de los momentos más agrios que nos toca permanecer. Habrían pasado más de cien mil almas, muchos no vuelven otros se quedan, nosotros como decía Piazzola, pensamos que lo importante es que no nos vayamos nosotros: el articulismo, la literatura y el pensamiento precipitado que fabrica y el meditativo que crea es el mejor destino de la rosa de los vientos. Escribimos en lo que creemos y creemos  en todo aquello que no nos saque del auténtico cuadrante: fuente, constitución, valores para sostener y también soltar. No estamos apurados, no estamos anclados. como decía Teresa de Calcuta somos una gota en el mar, pero sin ella, al mar le faltaría esa gota. Pretendemos formar ciudadanos, porque ellos forjarán la nueva República, en estos tiempos macabros donde se dilapida la res..cosa..pública. ¡ cuántos delincuentes disfrazados de políticos se hicieron millonarios, con los fondos públicos, indolentes ante 25 millones de pobres, niños que de cuatro, uno solo come todos los días, ¡diganle al futuro que no venga, sostenía Castelli cuando se juró la independencia!..debemos sucumbir y quedarnos callados ante tanta/ detestación/aborrecimiento/obnubilación/ofuscación/deploración/ y abominación(hacerle la contra a Dios). El propósito de la vida es ¡vivir! pero no se puede vivir dignamente cuando grupúsculos han desinflado la pelota del mundo. Vamos a seguir la curvatura, que nos devuelve de donde venimos: San Martín, Belgrano, Sarmiento, Alberdi y quienes forjaron el siglo 19 de notables..nos están esperando. O como exclamaba José Ortega y Gasset cuando la nave a veces zozobraba…¡Dios a la vista!.

1 año, cien mil lectores.

gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here