Vivimos nuestro tiempo y nos parecemos más a éste que al de nuestros padres. La fotografía revela lo que vemos pero también es el anuncio de ese pasado que ha quedado en el retrovisor de nuestra vida, como guía, signo, GPS hacia el significante de cómo debemos desbrozar las malezas que nos va presentando la realidad. Los periodistas no solo somos los fotógrafos del presente sino también los exploradores del sentido que nos anuncia el pasado. Y aquí está el testimonio inmortal de aquellos hombres como Adolfo Benito Castro Luna quien fuera vice gobernador de la provincia, acompañando a Rinaldo Viviani como gobernador, despuestos a través de un decreto vergonzoso del gobierno de facto de la autollamada revolución “libertadora”. Por el cual se dan por terminadas las funciones de los legítimos gobernantes constitucionales de la provincia de San Juan. La fuerza, el derecho de las bestias se imponía a las sagradas leyes de la República con sus trágicos resultados que tuvimos que padecer por años, en la secuela maldita que durante décadas interrumpía  la gestión de las personas que eran elegidas por el pueblo. Casta intolerante de pasitos e ideas cortas dedicados a destruir los cimientos de la democracia y convertir en escombros prematuros la obra de aquellos grandes hacedores.

El voto de las elecciones del 11 de noviembre de 1951 fueron contundentes: El Partido Peronista obtuvo 95.653 votos contra 20.712 del radicalismo, 4183 de los demócratas, socialistas, 1197 Comunistas, 512 en blanco y en blanco 1940. Sin lugar a dudas el pueblo habló a través de las urnas y lo hizo claramente.

La profesora doctora Ana Castro Luna envía una emotiva carta al Señor Walter E Antuña y entre otras consideraciones le escribe: Mi hermana Cristina y yo llevaremos  siempre en el recuerdo, su extrema cortesía y amabilidad durante nuestra visita a la Legislatura de San Juan el 19 de octubre pasado, como así también la de sus colaboradores. Fue con gran emoción que pudimos ver en el Salón de los Vice Gobernadores la fotografía de nuestro padre, que tanto luchó durante su breve vida por la justicia social y el bien de San Juan. Por ello padeció, como tantos otros compañeros, la tortura y la cárcel de quienes se hicieron con el poder de la fuerza en 1955, derramando a raudales la sangre de los trabajadores.

Aquí la profesora Castro Luna con profunda emoción, añora con nostalgia abrumadora el album de los recuerdos que su madre dejó para sus hijas, en aquellos tiempos cuando eramos criaturas. Pero he guardado todo en el hermetismo sagrado de mi corazón.

Papá, dice la profesora juró como vicegobernador  el 4 de junio de 1952 a las 14 horas y 30 minutos. Vemos una fotografía a la espera de los resultados del comicio y mi padre está sentado al lado de quien espera los informes telefónicos, el Ingeniero Viviani lee unas planillas en el otro costado de la mesa. Se percibe fácilmente la emoción del momento.

En otra foto mi Papá como  Ministro de Reconstrucción de San Juan acompaña al doctor Elías Amado en la entrega de casas a los daminificados del terremoto cuando asumía en aquel ministerio el 17 de junio de 1948, a los 37 años.

La profesora Castro Luna adjunta el vergonzoso decreto y sostiene; Fresco esta en nuestras memorias, aun después de tantas décadas el cruel allanamiento de nuestro hogar en 1956, cuando buscaban a Papa para fusilarlo.

Estos recuerdos que erizan la piel, nos hace pensar en aquellos tiempos tensos cuando el general Valle caía fusilado por haber cometido el pecado de ser absolutamente leal. Y finaliza: nos ha quedado el mejor legado de su entrega generosa a la política, virtud que se sigue expresando desde hace medio siglo al asumir el Ministerio de la Reconstrucción.

Sin embargo, nosotros desde el periodismo, notamos que la profesora ha heredado los buenos modales, la tenacidad y el talante de su padre, dueño de un tiempo de desafíos cuando hubo que levantar a San Juan de los escombros cuando los golpistas a la caza de estos creadores se encogían de hombros. Y además, siempre le da un toque de optimismo y esperanza cuando culmina: En el caso de nuestra provincia se multiplica la necesidad de seguir con tenacidad la marcha acelerada para poder en un futuro no lejano, la hermosa realidad de la ciudad reconstruida. La unidad y la hermandad sin reservas, sin distinciones de clases ni de partidos de toda la familia sanjuanina, bajo la égida de ese loable anhelo: levantar próspera, tranquila y feliz, la nueva ciudad, que sea ejemplo de laboriosidad y concordia. Y agradeciendo el obsequio Papeles con Historia como un canto de sublimación toma vuelo la alegoría: sin memoria el futuro es ciego.

Profesora Dra Ana Castro Luna

San Luis 652 (5000) Córdoba.

Reflexionemos como al principio, hay que mirar el retrovisor de la historia para sublimar la política en pos de la República que pide a gritos vuelvan aquellos hombres como el ex vicegobernador de esta provincia Adolfo Benito Castro Luna, gran reconstructor en aquellos tiempos donde imperaban los valores republicanos y mejor legado para su descendencia. es un canto a los valores de la vida que debe ser enseñado en las escuelas porque es urgente el rescate de generaciones descreídas que se van del país, de la provincia simplemente porque no conocen a estos pro hombres que enaltecieron el acontecer político en momentos tan difíciles cuando San Juan se había derrumbado en todos los órdenes.

Pero aquellos comprovincianos sin desanimarse ante las ruinas, encontraron el sentido y propósito de la política para la reconstrucción social.

Sobre el final de la nota el lector puede hacer click para ver todas las fotos, que son ellas las que nos miran a los ojos y nos marcan el camino hacia la grandeza.

JUAN CARLOS MALIS

CARLOS CASTRO ESPINOZA (sobrino del vicegobernador)

 

28 DE ENERO DE 2022..CALUROSO PERO CÁLIDO.

content (1) (5)content (1) (5)

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí