No podemos ser tan estúpidos pero la realidad avisa cuando aparecen dos concursos que sopesan el estado anímico y conceptual de ser argentino actual: dos periodistas televisivo y gráfico califican como concursantes: “el boludo de la semana y el pelotudo del año”. Será así? Observemos atentamente. Los últimos 44 héroes que nos miran desde el fondo del mar, hundidos por la explosión de un submarino estallado por la falta de mantenimiento; observan la desmemoria de esta sociedad, que no solo se olvidó rápidamente de ellos, sino de la depredación que barcos extranjeros hacen en el mar argentino, quizás el más rico del mundo; robando toneladas de peces, calamares y recursos que son la comida del futuro. Porque la Argentina desmanteló a las Fuerzas Armadas hasta el punto crítico de que hoy no estamos en condiciones de defendernos cuando sigan viniendo por nuestros recursos que no se agota solamente en el litoral marítimos y ubérrimo de muestra geografía nacional paradisíaca. Algún día vendrán por nuestros acuíferos y por el recurso incalculable de la pampa húmeda más fértil del mundo. Tenemos 3 millones de kilómetros cuadrados y  175 millones de hectáreas, para tan solo 45 millones de personas mal distribuidas, con el 40 % de la población hacinada en Buenos Aires, el interior vacío y un total devastador de 18 millones de pobres. ¿Qué le pasa a la Argentina? Es lo que pregunta el mundo. Pero volvamos al análisis profundo de esta situación ante el prejuicio decimal que tenemos con los años que terminan en 0, 1810, 1910, 2000, 2010 y ahora 2020, que no será inolvidable, sino no olvidable ante la pandemia o epidemia mundial que ya se llevó puesta a 450.000 personas en todo el mundo. Por el Covid/19, generado en China y degenerado y expandido  en el mundo por el gobierno dictador chino que ante el aviso y alarma de científicos ante la aparición de este virus letal en diciembre de 2019; los callaron y confinaron, como hacía Stalin cuando enviaba los trenes cargados de opositores a Siberia.

Sumidos ante esta pandemia, nos ayuda estar lejos, más San Juan por supuesto, pero terminó por arrasar la paupérrima economía que nos dejó el anterior gobierno, quien había prometido una lluvia de inversiones que no fue, porque llovió sequía, que vencería a la inflación y la dejó inmanejable, que vencería a la pobreza, en cambio la aumentó y endeudó en forma estrafalaria a la Argentina a favor, como siempre de los amigos. El gobierno actual se encontró con la pandemia, con la deuda agravada por la mala reputación que tenemos en el mundo porque con los default no honramos nuestros compromisos ante un gobierno nacional parecido a un unicato, porque aparte del poder ejecutivo, vemos que el Congreso no funciona, La justicia no funciona, las escuelas tienen campanas de palo y la sociedad confinada y subsidiada. Muertes, la miseria humana que se ensaña, sin un plan económico a la vista y con un presidente oscilante ante la metástasis producida por el Camporismo que domina la presidenta de la nación, avanzando en todos los frentes ejecutivos, legislativos y judiciales para deshacerse de 10 causas que caen sobre ella y sus dos hijos. Con los ojos azorados la población no sabe si el país está manejado desde la casa Rosada o desde el  Instituto Patria o guarida de montoneros que despertaron el monstruo de la subversión concomitante con la triple A y la Represión feroz. Para que el susto siga latente según los politólogos franceses cuando presagian: subversión o insurgencia, represión, contra represión o juicio a las juntas y……guerra civil. Dios no permita que lleguemos a esta cuarta fase.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here