Durante los veinte meses que tuvo a su cargo la denominada causa “Independiente”, la jueza Brenda Madrid nunca dictó una resolución en contra del vicepresidente del club de Avellaneda y uno de los líderes del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano. Antes de disponer el sobreseimiento de Moyano, la jueza Madrid adoptó resoluciones que permitieron cinco postergaciones de las indagatorias en las que el dirigente debía responder como acusado de formar parte de una asociación ilícita junto con otros integrantes de la comisión directiva y barrabravas del club de Avellaneda.

“Cómo voy a querer hacer negocios con el club, con el imperio que tengo acá”, expresó Moyano antes de comenzar una de las indagatorias que fueron suspendidas, según describieron fuentes judiciales.

“¿Qué sería la lectura? ¿Qué yo recaudaba la plata de los choripanes? ¿Que yo revendía entradas? Con todo ese circo que se armó con la asociación ilícita”, exclamó Moyano desde una de las oficinas del sindicato de Camioneros, antes de la audiencia en la que debía responder preguntas como imputado. Después de esas frases comenzó la lectura de identificación del imputado y los hechos por los que fue acusado. Pero la audiencia se interrumpió nuevamente debido a que Moyano se levantó de la mesa y expresó: “me voy al baño”.

Finalmente, Moyano regresó a la audiencia, después de unos minutos, pero la indagatoria fue nuevamente suspendida debido a que uno de los abogados del vicepresidente de Independiente dijo que no había podido visualizar la declaración de uno de los testigos. Así, entre los exabruptos de Moyano y problemas técnicos, terminaba la quinta convocatoria a indagatoria del líder del sindicato de Camioneros.

Todas estas dilaciones provocadas por Moyano y su defensa fueron permitidas por la jueza, quien hace cinco días dictó una resolución con la que desvinculó a Moyano de la causa Independiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here