Como abrazo a un rencor

COMO ABRAZADO A UN RENCOR
porque con la cuestión de la pandemia, nos fuimos separando en todos los órdenes, sin caricias ni visitas, aislados o confinados, se nos permitió que solamente nos saludáramos con los codos, pero toda la humanidad y por un parásito con coronita nos vimos obligados a no poder abrazarnos. El abrazo, ¿ que es el abrazo? sino la fundición de dos seres de cualquier sexo y edad que producen la reciprocidad en la transmigración de las almas. El abrazo es YO soy vos y VOS sos yo. Ni siquiera eso. Ni siquiera obtuvimos el permiso para despedirnos de nuestros muertos y que nuestros muertos nos dijeran adios para siempre.
Está listo: sentenciaron las comadres
Y el varón, ya difunto en el presagio
En el último momento de su pobre vida rea,
Dejó al mundo el testamento
Y yo que tuve la mala suerte de contagiarme, sentía que me moría, me faltaba el aire, me dolía todo el cuerpo, ya no tenía gusto la vida y lo único que clamaba mi corazón con problemas de carburación es que me dejaran ver a mi viejita y ni siquiera eso, entonces me abracé al rencor, a la bronca, a la rabia, al vómito de vivir…..
De estas amargas palabras, piantadas de su rencor…
Es mi noche triste, con la fiebre de la soledad que rompe los termómetros, yo pude sentir el aliento de lo que más temía, la muerte que no es la muerte de los otros, ésta era mi muerte……
esta noche para siempre, terminaron mis hazañas,
Un chamuyo misterioso me acorrala el corazón,
Alguien chaira en los rincones al rigor de la guadaña,
Y anda un “algo” cerca ‘el catre, olfateándome el cajón…
Y mi balance, ¡que balance! para qué para quien a quien le importa si la muerte cuando pierde el gusto la vida, comenzamos a saborear el gusto a la nada….es la soledad que nos transportará a las incontables tragedias de la vida…¡Nunca un lindo recuerdo, cuando estamos por partir!. No lo hagan entrar al cura…solo vine, solo me voy de este mundo!..
Los recuerdos más fuleros me destrozan la zabeca,
Una infancia sin juguetes, un pasado sin honor,
El dolor de unas cadenas que aún me queman las muñecas
Y una mina que arrodilla mis arrestos de varón.
Solo, espantosamente solo, pero sabiendo que es “mi soledad” entonces….
Yo quiero morir conmigo,
Sin confesión y sin Dios,
Crucificao en mis penas,
Como abrazao a un rencor.
Sin flujo de caja, sin costo ni beneficio, pero con algo de dignidad que me queda entre los agitados pulmones que escupen el aire que hoy se niega a darme lo que ya no quiero…
Nada le debo a la vida,
Nada le debo al amor,
Aquella me dio amarguras
Y el amor una traición.
Y no me vengan con consuelos tardíos, cuando el virus me tiene en el patíbulo
he visto muchas de estas comedias en la vida, son lágrimas edulcoradas, oraciones con fallas de ortografía mística. En definitiva, me viene a buscar, pero soy yo el único dueño de mi muerte…..
Yo no quiero la comedia de las lágrimas sinceras,
Ni palabras de consuelo, ni ando en busca de un perdón,
No pretendo sacramentos ni palabras funebreras,
Me le “entrego” mansamente, como me entregué al botón.
Y si algo me queda, la único que me queda, la única que puede anudarse a mi abrazo de rencor, es Usted viejita mía..la que estuvo en mi vagido que se quede conmigo en el estertor …con usted si, quizas me vaya de este mundo sin rencor…
Sólo a usted, mama lejana, si volviese le daría
El derecho de encenderle cuatro velas a mi adiós,
De volcar todo su pecho sobre mi hereje agonía,
De llorar sobre mis manos y pedirme el corazón…
HOMENAJE A LOS 35.000 HERMANOS QUE DEJAN 35.000 SILLAS VACÍAS EN LA PRÓXIMA NAVIDAD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here