Se fue hace muchos años y lo dice, no vine a bautizar simplemente busco la dignidad de toda la población. Ha construido una ciudad en el desierto donde vivían como pordioseros. Juega a la pelota con los niños, abre escuelas, construye hospitales, la gente lo quiere con devoción y no deja de cumplir con sus tareas religiosas. hace poco estuvo en la Argentina, ha visitado al Papa, lo condecoran donde se hace presente y consigue que ahora se puede cosechar lo que sembró con amor donde solamente había pobreza, tristeza y miseria.

Postulado al premio Nobel de la Paz, no le preocupa y continúa en el objetivo primordial de compartir cultura, alimentos y autonomía a uno de los lugares más pobres del mundo. Hijo de eslovenos que se radicaron en la Argentina en 1948 nos recuerda al doctor Maradona, y a notables tambien premio nobel de la paz, el doctor Albert Schweittzer quien se instaló en el corazón de Africa cuando la mosca tse tse que produce la enfermedad del sueño hacía estragos, y se quedó para siempre, construyendo edificios para hospitales.

Padre Pedro Opeka menos bla blar. Se involucra como un verdadero constructor de la sociedad.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here