UN RELÁMPAGO EN LAS TINIEBLAS.

Empieza diciembre, No soy Nostradamus, no soy vidente, tampoco se me ocurre seré recordado como un visionario como lo es Domingo Faustino Sarmiento, para mi gusto el tipo más inteligente que tuvo la Argentina y sus alrededores, hoy con monumentos que lo recuerdan y lo celebran en Estados Unidos y Rusia. Y también destaco cómo en un programa El Chavo del 8, el profesor enamoradizo le decía a sus alumnos y fundamentalmente al Chavo, que Sarmiento fue “el educador” de América. Pero esta introducción la hago al menos para pronosticar que este mes será decididamente histórico. Según Marx, la historia que escriben los hombres no es la historia de los hombres. Obvio, ¿quién escribirá tu historia? como la de tantos millones que pasan por este mundo. Y si algo se recuerda de lo que hiciste es hasta que el olvido diga basta!.

La historia no es una ciencia, partamos de esa premisa, es cambiante , tornadiza y generalmente no nos llevará a ninguna certeza metafísica. Pero es la historia, que se deforma como historieta, o se tergiversa como lo prevé Borges en Utopías de un hombre cansado. Porque la humanidad es fallida y a través del tiempo cambia los acontecimientos, entonces, explica, dentro de 200 años le harán monumentos a Hitler y no faltará quien explique que fue un gran filántropo. Pero vamos al tema, por qué diciembre, puede ser relámpago, semilla y luz.

Gozos y sombras, la Argentina ante un acontecimiento que detenta los ojos del mundo puede ganar el campeonato mundial de fútbol, ha jugado 3 de los 7 partidos, le faltan cuatro, si lo ganas es el campeón, entonces es un acontecimiento mundial y diciembre, fundamentalmente para nosotros, será histórico. En proyección, la ciudad desopilante como es Qatar, por fuerza del petróleo y el gas, vive su momento histórico pero fugaz, porque el planeta ya no tolera a los hidrocarburos y el nuevo combustible de la humanidad está en Bolivia, compensación universal por su falta de salida al mar. Bolivia es la futura inmediata de la panacea árabe. Y San Juan no solamente tiene uvas, oro, las tierras raras que hoy sirve para las pantallas sino que tiene litio y ya hay varios inversionistas que se adelantan a los acontecimientos, Es decir Diciembre puede llegar a ser histórico porque hay movimientos por ahora invisibles pero son signos de que la mayoría de la gente ya entendió que crecer es cambiar de preocupaciones.

La generación del 70 se está marchitando, quienes provenimos de ese tiempo ya sabemos que tenemos fecha de vencimiento, entonces muchos de los políticos actuales, empresarios, y fuerzas vivas ya no van a estar, no vamos a estar para ver que habremos contribuido a la Argentina actual derrotada. Lo dirán alguna vez los antropólogos, aunque haya que esperar una época que son cuatro generaciones o sea 120 años. Pero el tiempo va reconfigurando los acontecimientos y por cansancio moral de la misma gente se va generando un clima a creer que hay que transformar a la Argentina no con esta dirigencia en todos los órdenes, sino a través de lo que se puede generar con personas que vengan dispuestas a reinstaurar la normalidad.

Diciembre ya es potencialmente histórico porque en diciembre la espada de damocles está por caer sobre el cuello de la vicepresidenta con una condena que será histórica por lo inédita, nunca hasta ahora se condenó a una vicepresidenta en actividad que fue dos veces presidenta, tres con el marido fallecido y con esa condena diseca al árbol genealógico político y se llevará puesto al peronismo, diseminado, degradado y enfrentado. Otro peronismo aggiornado y apropiado aparecerá pero absolutamente depurado de la corrupción de generaciones que solamente vieron a la política como el trampolín para sacarle plata al estado haciendo negocios espurios. Hay grupos etarios que se preparan, son jóvenes, vienen marchando, no quieren más lo que ven; cambiarán el mundo. Nuestro mundo.

Cultural, educativo, económico, político, demográfico, geopolítico, ideológico se prepara una Argentina que hace la revolución en su verdadero sentido, de revolution o sea hacer la curvatura para volver a la fuente a lo original, no es retraso, es retorno hacia el siglo 19 donde prevalecieron los valores y esa Argentina que no vemos ya está germinando por acontecimientos que nos muestran la cara de la escoria y el valor de cambiar lo que es cambiable. Ese tiempo está llegando.

La mejor metáfora de lo que es ser hombre como dice Ortega y Gasset: el relámpago, porque el hombre, la razón vital femenina y masculina es iluminar como el refucilo la oscuridad de los trigales en la noche. Nosotros somos seres creados para eliminar las tinieblas trayendo luz a la vida y no al reves. Las instituciones nacerán y permanecerán limpias por seres impolutos llamados ciudadanos y no esta recua de degradados que entendieron mal el deber ser.

Si poder deducir que este diciembre es histórico, es ser optimista, bueno somos optimistas y en ese marco aprovecho la oportunidad para expresar y desear que ese cambio en todos los ordenes se produzca, porque al dar un giro histórico, la provincia, la gente, su gente, podrá generar para beneficio de todos, un periodismo a la altura de tales predicciones y no como el actual que salvo raras excepciones deja mucho que desear, porque ha sido invadido por impostores. El actual periodismo en esta provincia no enseña, desinforma y deprime, porque nadie da lo que no tiene. El espíritu de Emilio Biltes sobrevolará y le dará luz a micrófonos, computadoras, lapiceras, pantallas, diarios, revistas, hoy oscurecidos por la mediocridad. Ganan mucho dinero, se hacen millonarios, se rozan con el poder de turno político y empresarial, pero llegará el momento que no podrán mentirse ante el estertor y deberán reconocer que nunca fueron periodistas.

Hace poco escribí un artículo sobre la amistad su interpretación y la tergiversación en las redes sociales, lo mismo digo sobre el periodismo desvirtuado porque perdió su voluntad y razón de ser. Vivamos diciembre, bueno o malo, pero ya es histórico, con la esperanza de que el tránsito sea germinal; truenos, relámpago y diluvio…hasta que escampe, entonces nuestros hijos podrán caminar tranquilos a cualquier hora, por los infinitos entresijos que nos depara esta vida, porque mal que mal, todos queremos vivir un día más.

 

JCM.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí