EL ULTIMO DE LOS DELICADOS.
Es la frase que Ciorán le dedicó a Borges y que bien le cabe a Edgardo Mendoza. Trabajamos juntos en primera edición y en producir y exportar. Lo tuvimos en Colón en la década del 90. Su producción intelectual pródiga lo llevó a destacarse en la Universidad, en la función pública y en los medios. Formado en Francia; supo alquimizar el exilio en capacitación. Ideólogo de la mayor alegoría Sanmartiniana ante la emulación del Cruce cordillerano, valioso como significante. Todo esto es un reduccionismo ante su personalidad sublime. Un caballero de fina estampa, delicado, cortes; fue el jardín florido de San Juan. Un elegante, porque sabía elegir. Leyó Los Perseguidos y tuvo la delicadeza humilde de expresar que le gustaría haberlo escrito, pero reconoció que estaba muy bien escrito, elogio que no merezco. Sensible, caballeresco, nunca perdió el talante y la sonrisa; hasta se dió el lujo de hacerlo esperar y rabiar al mismísimo cáncer. en 1990 fuimos a La Rioja y participamos en una cena con el eufórico Carlos Menem, habían privatizado Entel. Estaban Menem, Duhalde, Manzano, María Julia, Gostanián etc..de repente Edgardo se puso de pie, levantó la copa Y expresó: Por los Argentinos Salud Presidente!!!!desatando la euforia de todas las copas. Todavía me río de aquella ocurrencia de Edgardo. Yo era gerente de noticias y me sentía feliz a su lado. Prefiero recordarlo así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here