Se diluye agosto, setiembre se prepara tozudamente para llenar con flores una primavera que viene con los triglicéridos elevados por la pandemia que no deja de asesinar, en un mundo al que se le enfermó el planeta, hasta tal punto que aquí en San Juan veremos más calor y menos agua, durante años. El panorama si bien no me animo a decir desolador por lo menos es angustiante por el desasosiego. La gente, nuestra gente, nosotros estamos estresados, fatigados porque sabemos pero no la alcanzamos a la perspectiva que es la clave de la felicidad. No somos budistas, nunca vivimos el aqui y ahora, somos occidentales que nos adelantamos a un futuro que es una ilusión o vivimos en un pasado que jamás nos termina de conformar. Lo que prima es la realidad y que nos dice esa realidad?, que hay un virus buscándonos para matarnos llamado covid, que ya se llevó a 110.000 argentinos, prematuramente y que va a seguir matando. La inflación que ha superado los pronósticos es como un maná que cuando llega a nuestras manos, se convierte en migajas que se traducen en la farmacia donde cualquier medicamento que antes era asequible ahora vale 700 pesos, una pizza cuesta 700 pesos, un médico que no recibe la obra social nos cobra de 700 a 1000 pesos la consulta, un medicamento para bajar los triglicéridos cuesta 700 pesos, una pastillas para regular el intestino cuesta 700 pesos..todo cuesta 700 pesos, ojalá, porque el necio confunde valor y precio. Estamos amargados, nos lanzamos desesperadamente a la pileta y después nos enteramos que no tenía agua sino orina de los tiranosaurios. Y la vida es hermosa, salvo el mundo que es otra cosa aunque se complementen, pero a la muletilla de hace 3 décadas cuando nos encuentra un amigo y nos pregunta: ¿todo bien?…qué podemos contestarle, si hay palabras que nos esmerilan la piel y nos dejan en carne viva cuando escuchamos: hisopado, fiebre, sputnik ya no hay segunda dosis. Y encima jovenes que llegan a la primera generación, con 30 años de 10, 8 se quieren tomar el buque. Se van las elites económicas, se van los cerebros, hay hemorragia de materia gris y tenemos por delante dos elecciones, a las que doña Rosa está haciendo cálculos, no para elegir a alguien sino para saber cuanto paga de multa para ahorrarse ese ilusionismo de la democracia que se llama PASO y GENERALES. Borges sigue vivo y nos remacha: yo les dije la democracia es un abuso de la estadística.

Estamos perdiendo el amperímetro que mide la fuerza del vivir y claro los que tienen recursos buscan nuevos horizontes, pero la mayoría de los argentinos estafados, colonizados por una manga de sinverguenzas, vuelven cansados, con la ropa llena de polvo, sudados, llevando valijas cargadas de vacíos existenciales, al pueblo o condición o perspectiva que se llama según el cartel donde comienza el pueblo: “bienvenidos a Macondo”. Y quien cambia esto?, ya lo hemos dicho una época dura cuatro generaciones alineadas, o sea, más o menos 120 años, cuando nosotros venimos derrapando más o menos desde los primeros años del siglo 20, saque la cuenta!!. Cuando nos visitó el intelectual Malrraux al ver la ostentación de Buenos Aires como las mejores ciudades europeas expresó: aqui tenemos a Buenos Aires, la capital de un imperio que no fue!!!.

Desde hace más de dos siglos la gente se va, la gente viene y se vuelve a ir, como si vivir en la Argentina por su opulencia y belleza, es la mina que queremos pero no podemos mantener, entonces nos vamos hacia la nostalgia infinita y nunca llegamos a ser. Estamos enfermos de nostalgia, convertidos en eternos adolecentes nunca llegamos a la “adolescencia” adolecemos en todo. La tristeza de la pampa argentina nos invade y nos devuelve nostalgia. Y siempre estamos en el mismo lugar, en las mismas coordenadas metafísicas, como dice el tango..la verguenza de haber sido y el dolor de ya no ser….Ahora ya tenemos la moneda falsificada, con el rostro de una fiesta cuando todos estábamos de duelo, robándonos la esperanza de que había un presidente que nos cuidaba. Y nos engañó y para colmo le echó la culpa a la mujer y despues se desdijo, es el mismo hombre que se autodesminitió o sea se miente a si mismo, de todas las críticas que le hizo al kirchnerismo cuando ya se había ido del gobierno, pero lo compraron con una retractación a cambio de ser presidente. Ahí esta la falsificación de la realidad, del otro lado de la moneda, López en su propio laberinto, escondiendo plata de los fondos públicos, hospitales, niños enfermos etc, en un convento. Somos una moneda devaluada?. Que diría el padre de la patria, 17 de agosto, si viese la suma de todos los escándalos que desata este gobierno!!!. O como dice Favaloro: si viviera San Martín caparía a lo paisano a varias generaciones de mandantes!!!!. JCM

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here