EDITORIAL  la semilla p 8,9 y 10 EDITORIAL P 4 Y 5

Aunque en la Argentina ya no debe sorprendernos nada, apareció en inextinguible Eduardo Duhalde quien mantiene un mensaje polifacético para quedar bien con todos y con nadie, adelantando con don de Nostradamus que no le conocíamos en el sentido de que en cualquier momento podía generarse un golpe de estado en la Argentina.

Si bien la oposición lo tomó con cautela porque advirtió que en alguna medida podría ser cierto debido a la inestabilidad política social y económica que vive la Argentina a nadie racionalmente cuerdo se le ocurriría que algún grupo trasnochado de militares y civiles se atrevieran tomar el poder por las armas.

En primer lugar es cierto que la civilidad destrató a la democracia durante 35 años, pero como decía el represor Videla antes de morir, que no creía en ningún golpe militar porque los subversivos hoy están en el poder. De manera que tampoco los militares en capacidad de indefensión desde que los echaron del poder y prácticamente con un ejército desarmado se atrevería  tomar por las armas lo que duraría menos que un pelado en la nieve.

Si seguimos con el pensamiento de que este será un año no inolvidable sino no olvidable que es distinto porque el covid no da abasto y está matando gente más de la cuenta que hacía el optimista presidente de la nación cuando la curva parece subir y no bajar y con el agravante que si bien San Juan era la abanderada, ahora pierde el invicto con su primera muerte y con el crecimiento esperemos no sea exponencial por la cantidad de infectados.

Aquí aparecen actitudes criticables por parte de la población que no repara en relajarse y del gobierno que termina no tapando el colador de las fronteras y estigmatizando a mucha gente y primordialmente a Caucete que ha quedado herida en su autoestima.

El covid 19 ha sido una torpeza científica quizás pero política sin ninguna duda por parte de los chinos al advertir tardíamente al mundo la existencia de este virus que es letal, mutante y un dolor de cabeza para la economía que se viene en todo el mundo, aunque ni hablar en la Argentina que todos los días acumula angustia, dolor y pobreza sino miseria porque se están cerrando las fabricas, las industrias, las PYME, y cae el empleo como las reservas del Banco Central que ya no tiene plata para subsidiar a tanta gente.

Aparte de Messi que se quiere ir del Barcelona que también es noticia mundial porque trasciende a la cuestión futbolística al estar en juego el mejor jugador del mundo, nos encontramos con que la pandemia avanza hasta decidir que país será pobre y que país será estable y que sociedad caerá indefectiblemente en la miseria.

Un año difícil donde se puede observar a la sociedad argentina muy ofuscada, eso si no se puede negar y si tenemos en cuenta lo que dicen los franceses sobre la secuencia de estos infortunios que comenzaron con la subversión, luego represión, luego juicio a las juntas y finalmente la argentina caería Dios no lo permita en una guerra civil o revuelta debido a las torpezas que venimos haciendo con la democracia, con la corrupción, con la inseguridad, con la pandemia, con la vicepresidenta haciendo y manipulando para sacarse de encima las causas que siempre la van a perseguir como una sombra.

Tan asi es el estado de ofuscamiento general que se puede observar en las manifestaciones multitudinarias, que muestran a la gente con la prioridad de que puedan salir a manifestarse ya que el manejo de la agenda que le hace cristina a Alberto de ostensible ya pasamos a bochornoso, porque es demasiado obvio que ya tenemos en el presidente a una especie de lo que pasa en Rusia entre putin y Mebdeved.

Se alternan la presidencia hasta que Putin se quedará eternamente en el poder.

Lo cierto es que si alguna conclusión podemos sacar de toda esta debacle es que si la sociedad no presiona y aprieta, esto se va a la mierda pero mal..my mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here