No necesita La Academia que entrega los Oscar pedir la historia clínica de cada participante del evento para que no se caiga en el ridículo de lo contrario se va a perder la espontaneidad del humor como generalmente lo expresan los animadores de tal acontecimiento.

Anoche, cambió todo después de 94 años y seguramente habrá un click en el formato de la conducción luego de que Will Smith protagonizara el escándalo de golpear ante millones de espectadores de todo el mundo al conductor por hacer una broma de mal gusto?. Es relativo porque las bromas siempre van por la cornisa del sarcasmo. Ahora el ganador del Oscar corre riesgo de que la academia le quite el premio y la Polícía está esperando la denuncia por agresión que Chirs Rock se ha negado a concretar. La Academia solamente se limitó a aclarar que está en contra de la violencia y más ahora en un mundo sacudido por una guerra donde todos los días mueren niños y mujeres embarazadas como está sucediendo en la sufrida Ucrania. ¿Es para tanto ? Si y mucho más, son actores, artistas que llegan con sus películas a todo el mundo, sobre temas violentos pero la humanidad los observa con admiración.

¿Y entonces?..Anoche Will Smith estaba mal, emocionalmente turbado y lo demostró luego cuando recibió el premio, que no se disculpó ante el sorprendido Rock, sino que reafirmó con su bronca y lágrimas que no la está pasando bien. Sin embargo se perdió la oportunidad de reafirmar la admiración que tienen, ¿tenían? por él, porque hubiese sido distinto para todos si subía y le explicaba al humorista que la alopecía de su esposa se debe a un problema, enfermedad que produce la caída del cabello, justamente por eso, está rapada. Hoy la moda hace que miles de personas vayan rapadas por la vida y no por eso vamos a sospechar que lo hacen porque están enfermas. Si Smith hubiese actuado axiológicamente (valores) hubiera proferido un cachetazo intelectual que el auditorio lo habría aplaudido de pie. Prefirió comportarse como en su película “Soy Leyenda”, para dejar de ser una leyenda, porque de esa imagen y del escándalo no se vuelve.

La Academia tampoco puede ser el divan del psicoanalista, si emocionalmente está mal, directamente no hubiera ido y hubiese evitado el escarnio infausto de un acontecimiento de naturaleza faustica. Lo que hizo fue una agresión que lo destiñe como actor por representación de su persona. Y cuando el hijo dice: así arreglamos las cosas..está retrocediendo a la época de los cowboys.

La gloria también es diabólica y a veces tomamos un Oscar y resulta ser una serpiente.

 

JCM.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí