Y LAS CAUSAS ACUSAN: MALA ADMINISTRACIÓN DE LA ECONOMÍA Y DEL COVID ENTRE UNA MULTITUD DE DESACIERTOS.

“De todos modos, hay que siempre tomar con pinzas estos números, siempre aclaro este punto, que es un punto no menor que requiere ser aclarado: estamos haciendo una pregunta a toda la población, incluso a aquellos que te dicen que no votaron y que posiblemente no voten en 2021, con lo cual el Gobierno pudiera estar un poquitito encima de ese nivel. De hecho si lo miramos por el lado de voto pasado y voto futuro, el nivel de desencantados en este estudio de enero nos crece a 22,4%, con lo cual si hacés un cálculo sobre eso el Gobierno podría estar sacando 36%, 37%, en relación a lo que había sido la elección de 2019″.

– “Es decir, no es un escenario catastrófico para el Gobierno. Me parece que está pagando los costos de una situación económica que no se revierte del todo, de una situación sanitaria que terminó siendo un pasivo para el Gobierno y no un activo y una conjunción general de factores que generan un clima de mal humor social por toda la situación que se está viviendo y que obviamente repercute en la imagen de Gobierno”.

– “Y la aclaración, que corroboramos en estudios anteriores, que ese 58% de tendencia de voto opositora cuando uno lo abre ahí ve de todo: voto izquierda, voto derecha, voto libertario, voto peronista, voto radical, voto del PRO. Ahí hay una cosa muy heterogénea, que se va a acomodar en función de la oferta: si la oferta está muy fragmentada todo eso probablemente se fragmente; pero si la oferta está relativamente unificada, habrá una oposición más competitiva y más potente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here