En una charla amena con Ernesto Simón nos pareció oportuno hacer un proyecto conjunto para seguir creciendo, ante el desafío de no ganar más plata para cambiar el auto, sino ante la utopía, para muchos distopía, de comenzar a cambiar el mundo. Muchos de los lectores de El País Diario no han tenido la oportunidad de leer artículos, pensamientos, opiniones, columnas y libros de Contratiempo.com.ar; lo mismo pasa con nuestros lectores, pretendemos que se enriquezcan bebiendo el zumo de lo que genera una mente especial como la de Simón. Y que mejor que en un mundo de individualistas, hagamos una conjunción de dos cabezas esotéricas, críticas, desopilantes y asombrosas como   referentes de opinión. Porque decir que somos formadores de opinión me parece un acto de ostentación. Nadie nos forma o nos deforma la mente, salvo nosotros mismos si estamos dispuestos a ser autónomos e independientes. El horizonte sentará sentencia si este emprendimiento habrá sido un acto feliz o fallido, de todas maneras nos alienta Winston Churchil: “la vida es ir de fracaso en fracaso pero con optimismo. Si antes de esta acometida crecíamos, ahora se nos presenta el desafío de desarrollarnos. No perseguimos un holding, no somos una cofradía de radios, canales, redes sociales, diarios digitales, papelarios y una infinidad de etcéteras, solamente para hablar y no decir, bla blar y no palabrar con un solo objetivo: ganar más guita haciendo más de los mismo. Nuestro combustible es otro  resumido en tres palabras: AVILANTES..punzantes, atrevidos, cínicos, intrusos pero con delicadeza. AUTÉNTICOS..no somos lo que parecemos..al contrario, parecemos lo que somos. Y finamente se me ocurre que nuestro principal impulsor es lo que decía Juan Filloy, el temible riocuartense que vivió 103 años y manejaba un vocabulario de 70.000 palabras (un hombre culto hoy no maneja más de 400). No somos opulentos, no nos doblegamos, no imaginamos al mundo, el mundo nos imagina a nosotros por eso nuestro tesoro es que tenemos COITO, en todos los frentes, en todos los órdenes y las concesiones se las dejamos para los que quieran vivir de la banal ostentación. Entonces…no demoremos más. Y Veremos porque para soñar, primero hay que saber!.

ERNESTO SIMON  EL PAIS DIARIO.

J CARLOS MALIS  CONTRATIEMPO.COM.AR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here