Habló Magario vice de Kicillof, se salteo el protocolo y saludo primero a Cristina despues al presidente, todo un mensaje. Habló el pibe Máximo, le echo la culpa a Macri y a los empresarios de todos los males desde el big bang hasta ahora. El presidente cerró como siempre con una actitud lisonjera hacia la vicepresidenta con una frase muy fabricada: Cristina no le hago caso a los diarios sino que le veo los ojos a la gente y siento el corazon del pueblo..hice lo que me mandaste. La lisonja, la genuflexión, de rodillas como siempre. la vicepresidenta mostró lo de siempre, está enojada porque se va a tener que sentar en el banquillo que es lo que menos le gusta, el mundo lo va a ver, habló de que su gobierno cuidaba la mesa de los argentinos, pero con su gobierno actual la heladera no tiene nada para enfriar y le mandó un sablazo por segunda vez al presidente cuando dijo: los ministros los legisladores, las ministras las legisladoras que no tengan personalidad que tengan miedo que vayan y se busquen otro laburo. Quiso decir repitiendo que hay ministros que no funcionan como quiere ella, que Fernández es una simple marioneta y que  no salieron las cosas como ella esperaba que a esta altura estaría liberada de todas las causas. Más de lo mismo, no hablaron para nada del ultimo papelon con las vacunas que tiene en vilo al pueblo argentino, de la muerte de la economía, de la inseguridad galopante.de que les esta cayendo como una lluvia ácida todo lo que alguna vez ellos crearon. Por momentos se la vio a la vicepresidenta en su discurso, hasta colérica, desafinando. típico de la histeria. El mensaje es todo está en orden, vinimos a arreglar un desastre, somos los mejores y vamos por más o menos o masomenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here