Antes de morir, Néstor y su hijo Máximo pasaban mucho tiempo juntos, porque el padre le explicó cómo debía ser su destino. Cuando Kirchner muere, el joven ya estaba preparado para seguir la herencia política. Crea el camporismo hoy devenido en Instituto Patria. Reemplazada carta abierta nido de intelectualoides de la izquierda trágica setentista, cuya insurgencia despertó el monstruo de la represión; Máximo siempre se mimetizó en su madre, siendo un poco más amable, pero ambos ideológicamente son una sola persona. Inspirados por el intelectual Ernesto Laclois quien les enseñó que siempre hay que inventar enemigos; el pibe fue creciendo hasta convertirse en el rey Midas, porque todo lo que toca se convierte en oro. Su catecismo ideológico: fabricar pobrismo, odiar al peronismo como lo hace la madre, mostrarse como progresista (regresista..Felipe Gonzales) y graduarse de zurdo de estirpe abolenga, chavista correísta, norieguista que siembran ignorancia, maltrato y hambre a las masas, para que los sigan como salvadores; hasta que un día son las 4 de la mañana hay gemidos olor a sangre, le prometieron la gloria y están en el corredor del matadero esperando el combazo. La madre de Máximo Midas que mantiene en pie el kirchnerato, lo convierte en heredero para que sea el próximo presidente en 2023. Fernández, habrá cumplido un mandato de transición sumido en la “nadidad” o la nada de la nada. Es un puente, un tránsito, un palo blanco, un testaferro, para que la Pasionaria del Calafate con su Hija zafen de todas las causas y presidente Máximo de por medio, queden reivindicadas por la historia: “la historia me absolverá”..frase copiada a Fidel Castro. Ella va por todo, se apoderó del Senado, de Diputados donde está el heredero, del ejecutivo cuyo presidente es un fantoche, absolutamente manejable y le queda la justicia por tomar, aunque se le está poniendo dificil con la corte, con algunos jueces y con los banderazos que como decía Eduardo Mallea, se ejerce una manifestación severa de la vida. Mientras el Instituto Patria lo resucita a Dorrego y afilia, no con colchones sino con cargos, dinero facil, cosas, statuo quo, banalidades. Son mediocres, ignorantes que le hacen decir al presidente puesto: no al premio al mérito..viva la igualidad o sea la mediocridad. 18 millones de pobres, recuerdan la metáfora stanislista, cuando desplumó la gallina, ensangrentada le dio maiz y les enseñó a los camaradas: sangre jabón de los pueblos y hambre. Podrá la arquitecta egipcia salirse con esta utopía?. Si bien en la argentina desopilante todo es posible, sería improbable, porque los dioses siempre son irónicos y al rey Midas le dieron el gusto y hasta la comida se le convirtió en oro, en consecuencia murió de hambre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here