Las únicas perdedoras son las encuestas y cada vez que pasa el tiempo estos actos fallidos se pronuncian más porque la gente que es encuestada prefiere engañar y luego los resultados son lo opuesto a lo que vienen sosteniendo desde hace tiempo.

Hoy los encuestadores prácticamente lo condecoraron a Lula y ni hablaron de segunda vuelta porque aseguraban que Lula ganaba y hasta arrasaba en primera vuelta; leyeron mal el humor de la gente que optó hasta el momento seguir con el hombre que evidentemente a pesar de los errores, eleva el PBI de Brasil hay hecho un buen trabajo de integración batiendo la inseguridad.

El domingo se define, pero es ostensible tambien que con Lula la gente no quiere volver al pasado cuando estuvo envuelto en actos de corrupción. El proximo domingo se sabrá si el populismo seguirá o no su repliegue hacia el olvido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí