COMUNICADO DE PRENSA
Es imprescindible eliminar las retenciones a
todas las economías regionales
La decisión del Gobierno nacional de eliminar las retenciones a diversos
productos agroindustriales fue celebrada por la Confederación Argentina de
la Mediana Empresa (CAME), que solicitó se extienda el beneficio a todas las
economías regionales.
La rentabilidad de los productores pymes se ve afectada por la elevada carga
impositiva y la permanente suba de costos. Para que las economías regionales
puedan desplegar todo su potencial, generando divisas y empleo genuino en el
interior del país, es imprescindible que el Gobierno nacional tome la decisión de
eliminar las retenciones a las exportaciones.
La rentabilidad de las economías regionales se está viendo afectada por varios
motivos. Los combustibles aumentaron un 15% entre agosto y diciembre pasado, los
insumos registran subas por encima de la inflación, acompañando en muchos casos
el dólar “Bolsa”, y la brecha cambiaria -en torno al 90%- dificulta cualquier proyecto
productivo a mediano y largo plazo.
En los últimos días, el Gobierno, mediante el Decreto 1060/20, modificó más de 4.500
posiciones arancelarias. Si bien en algunos productos se bajaron los derechos de
exportación, en otros el impuesto registró un aumento, poniendo en jaque la
rentabilidad de la producción primaria en los diferentes complejos.
La medida establece, por ejemplo, una eliminación de la alícuota en el caso del jugo
de manzana y, al mismo tiempo, una suba al 4,5% para el jugo de pera. “No
entendemos el criterio que se adoptó para bajar las retenciones en unos productos y
subirlas en otros”, advirtió Pablo Vernengo, director ejecutivo de la Confederación
Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Lo mismo se puede decir de la baja de los
derechos de exportación a la semilla del arroz y el mantener las retenciones al arroz
elaborado.
“Los productores necesitan rentabilidad para poder dar un salto cualitativo y
transformar materias primas en productos finales. Para esto es imprescindible reducir
la carga impositiva y eliminar los costos de intermediación que encarecen los precios
de los alimentos tanto en el mercado doméstico como el externo”, agregó Vernengo.
Además, remarcó que las economías regionales necesitan un enfoque integral
adaptado a la realidad de cada complejo. “Hay producciones que deben afrontar
mayores costos (logísticos, salariales, producción y protocolos COVID-19) y las
retenciones sólo sirven para quitarle incentivos a los productores”, afirmó.
Un informe realizado por CAME, el Monitor de Exportaciones de Economías
Regionales, muestra que las economías regionales tienen potencial para duplicar a
mediano y largo plazo el valor de sus exportaciones al mundo, pasando de los
actuales 7.200 millones de dólares por año a más de 14.000 millones de dólares.
En 2020 más de 7 de cada 10 dólares que ingresaron al país provinieron de la cadena
agroindustrial. El sector representó el 74% del valor del total de las exportaciones
del país (la relación más alta de los últimos 5 años).

Vernengo destacó, también, que aumentar las exportaciones es importante para el
país ya que posibilita el ingreso de divisas, inyectando dinamismos en todos los
actores de la cadena de valor, haciendo crecer el empleo genuino y el poder
adquisitivo de los trabajadores.
Una de las mayores tendencias mundiales del consumidor es la demanda de
productos listos para consumir. Pero agregar valor en origen a la producción primaria
supone el desafío de tener una mirada integradora y un rol protagónico por parte del
Estado.
Entre los diversos complejos productivos que se destacan por tener un gran potencial
de crecimiento en exportaciones se cuentan, entre otros, legumbres, cítricos,
olivícola, apícola, maní, arroz, peras, manzanas, uvas, lácteos, yerba, carnes,
madera y vinos.
Para acceder al Monitor de Exportaciones de Economías Regionales CAME, haga clic
aquí.
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 4 de enero de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here