ERNESTO SIMÓN REPUBLICA EN EL PAÍS DIARIO UNA NOTA QUE DATA DEL TIEMPO DEL KIRCHNERATO. AQUÍ NOS RECUERDA EL VALOR ABSOLUTO QUE HIZO EL EX GOBERNADOR SOBRE LA MINERÍA CONTAMINANTE. EL PEOR DE TODOS LOS ENVENENAMIENTOS ES EL IDEOLÓGICO, LA MANIPULACIÓN QUE  HIZO CON PERIODISMO ARRODILLÁNDOLO ANTE EL CHASQUIDO DE SU LÁTIGO FEUDAL. NO PUDO CONTRA UNOS CUANTOS “TONTOS” QUE TRATAMOS DESESPERADAMENTE DE DETENER ESA BARBARIE. PORQUE SI COMO DICE CASTORIADIS “SE PIENSA PARA TRANSFORMAR”, A GIOJA LO ÚNICO QUE LE INTERESABA ES QUE LOS SANJUANINOS JAMÁS PUDIERAN PENSAR. DESTRUYÓ, COMO EL PERIODISTA YA LO ADELANTABA EN AQUELLOS AÑOS, LAS INSTITUCIONES Y COMO HACÍA EN EL SENADO QUE SE LLEVABA LAS LLAVES DE LOS DESPACHOS AJENOS, AQUI LE PUSO UN CANDADO DURANTE 12 AÑOS AL PARTIDO JUSTICIALISTA. SI ALGUIEN DUDA QUE LEA LA ARGENTINA DEVORADA DE ESPERT O LA RAIZ DE TODOS LOS MALES DE ALCONADA MOON, QUIENES REMARCAN LAS COIMAS QUE LE COBRABA A LAS EMPRESAS QUE VENÍAN A HACER EL MANTENIMIENTO DE LOS AVIONES ESTACIONADOS EN LAS CHACRITAS. UN MUY BUEN ARTÍCULO QUE VIENE DEL PASADO RECIENTE, LE ABRE LOS OJOS AL PRESENTE Y VUELA HACIA LAS FUTURAS GENERACIONES. GIOJA ENTRE TANTOS PROYECTO PRODUCTIVOS QUE DESALENTÓ APARECE COMO TESTIMONIO LACERANTE HABER FRENADO EL MAYOR PROYECTO DE TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA DEL IIM EN IDEMSA. ORTEGA DICE: HAY QUE MAÑANAR, Y SIMON NOS RECUERDA: HAY QUE REPUBLICAR PARA ALCANZAR LA REPUBLICA O SUCUMBIR CASTIGÁNDO A ESTE PUBLO A SUFRIR EL MITO DE SÍSIFO QUIEN DEBIA ETERNAMENTE SUBIR UNA ENORME PIEDRA HASTA LA CIMA DE LA MONTAÑA PARA QUE SE DESMORONARA CON ÉL. DESDE SU OLIMPO PERSONAL EN BUENOS AIRES NOS MIRA COMO NOS ESFORZAMOS PARA EMPUJAR LA PIEDRA DE LA INVIABILIDAD HASTA EL CENIT PARA DESLOMARNOS HASTA EL NADIR, DONDE NOS ESPERA EL INFIERNO DEL DANTE. ESTE PERIODISTA QUE FUE DEMANDADO PENALMENTE, CENSURADO EN TODOS LOS MEDIOS Y LOS FRENTES Y PERSEGUIDO DURANTE LA EPOCA MÁS ESPANTOSA DE MI VIDA, CUANDO SE ME CODIFICÓ EL APREMIO PARA SIEMPRE, RATIFICA POR PLAUSIBLE, LOABLE Y ENCOMIABLE EL PRESENTE ARTÍCULO DEL PAÍS DIARIO.  EDUARDO MALLEA  HABLABA DE UNA MANIFESTACIÓN SEVERA DE LA VIDA. ENTONCES CHICOS..ESTUDIANTES, UNIVERSIDADES..LEAN, MEMORICEN. Y NO OLVIDEN EL QUIASMO: CUANDO TODO VALE, VALE TODO.

J C MALIS.

Gioja enfermó a los sanjuaninos y ahora viven todos envenenados

No es una metáfora, es acaso una parte de la historia reciente que los libros contarán o no, según los favores adeudados por cada autor.

El Vale Todo Gioja gobernó durante 12 años una provincia donde sus ciudadanos fueron sumidos en el temor a perder el trabajo, el contrato o la chance de conseguir alguna de las dos cosas.

La gente vivió atormentada y tuvo miedo a expresarse libremente. Y, como si todo fuera poco, hizo creer a los habitantes de San Juan que nadie más que él podía conducir el triste destino de una comarca que hoy está atestada de timoratos envenenados por una dosis de hipocresía que compite de igual a igual con otra dosis similar de cianuro. Gioja envenenó a todos y se fugó a Buenos Aires para refugiarse en una diputación nacional.

Hizo creer a los sanjuaninos y sanjuaninas que la única manera de obtener una casa propia era arrastrándose en torno a su figura absolutista y feudal, la cual impuso a fuerza de intolerancia, utilizando el temor como herramienta de dominación al prójimo. Viven todos envenenados.

Hizo creer a los comprovincianos que la única manera de conseguir un contrato o un puesto planta permanente en el Estado era convirtiéndose en lisonjeros de un gobernador limitado, estentóreo y efusivo, que despilfarró el dinero del erario público poniendo en práctica un peronismo más viejo que Perón. Viven todos envenenados.

Hizo creer a los periodistas que si se disciplinaban, recibirían a cambio una pauta jugosa aunque luego les tiró apenas las sobras y los empujó a la desinformación forzada y al ocultamiento de lo que en realidad estaba pasando. Fue denigrante para los colegas. Esto último es algo que el periodismo vernáculo no quiere reconocer. Los periodistas jamás deberían acceder a vender la opinión y renunciar al oficio de informar para convertirse en una caterva de repetidores del discurso oficial. Eso es lo que hizo gran parte del periodismo de San Juan durante los tres periodos del Gobierno de El Vale Todo Gioja. Viven todos envenenados.

Hizo creer a sus compañeros del Partido Justicialista que él, don José Luis Gioja, era imprescindible. Muchos de los militantes jóvenes que tenían aspiraciones llegaron a aborrecer el deseo despreciable del gobernador de permanecer en el cargo a cualquier precio. Los muchachos debieron sepultar sus sueños políticos para someterse a los caprichos de un tercer periodo de Gioja que, hay que decirlo claro, fue inconstitucional. Así fue como les quitó la chance de las internas abiertas establecidas por la ley de partidos políticos en las PASO. Gioja fue un caudillo de medio pelo, eligió los candidatos a dedo y logró que el PJ perdiera el hábito de una práctica política plural y democrática. Viven todos envenenados.

Hizo creer a los coterráneos que la minería a cielo abierto era la única salida económica y laboral para San Juan y se olvidó que se puede diversificar la matriz económica promoviendo la producción agroindustrial, los cultivos con valor agregado, la producción calera, los vinos de alta calidad para exportar, la fabricación de integrados para computadoras y de autopartes, la elaboración de dulces, frutos secos y frutas envasadas, y una serie de rubros que ignoró. En cambio, debilitó a todas las demás actividades económicas para favorecer a Barrick Gold con su emprendimiento contaminante llamado Veladero. Finalmente ocurrieron cinco derrames en la mina y envenenó los ríos de Jáchal e Iglesia. Los habitantes de aquella zona hoy viven un drama fenomenal y traumático del que nadie se hace cargo. Viven todos envenenados.

Hizo creer al periodismo domesticado que podía censurar a quienes fuimos críticos, nos usó como muestra ejemplificadora apartándonos de los medios e intentando dejarnos en situación de marginalidad. Pero le salió mal, desde los márgenes construimos una opinión ajustada a los hechos. Periodistas como Ernesto Lloveras, Pablo Zama, Renato Nicolás Cecco, Juan Carlos Malís, Chango Illanes y quien escribe, entre otros, contribuimos a generar masa crítica en una sociedad adormilada y esclerosada. Pobre Gioja, quiso cortar todas las flores pero nunca pudo detener las primaveras. Él también vive ahora envenenado.

No cabe duda de que algo ha sucedido en esta comarca arrasada por la decadencia, el olvido y la desidia. Gioja enfermó a los sanjuaninos y ahora viven todos envenenados.

Así nos va.

Aclaración: Esta nota se escribió cuando Gioja aún era Gobernador de San Juan y concentraba todo el poder feudal en su puño cerrado. Ya había postulado su decisión de irse al Congreso, tras la derrota del kirchnerismo.  ERNESTO SIMON.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here