En primer lugar esto es solo un anticipo de lo que vamos a publicar sobre el estado real de los curas de nuestra provincia, a través de un trabajo completo que estamos haciendo en toda la provincia. Cual es la situación? y por qué?. Nos parecemos  más a nuestro tiempo que a nuestros padres y la iglesia católica no podía quedarte en la época de las carretas, se fue renovando en cuanto a la operatividad de acuerdo a la exigencia que impone el ritmo social. No estamos en la época del cura Brochero que se trasladaba en mula, hoy un sacerdote vive dentro de la era digital, las exigencias son mayores, se mueve en automóvil, obviamente que no será suntuoso, pero a veces debe viajar en colectivo en avion en lo que sea porque el tiempo es vertiginoso y todo ha cambiado. Un cura necesita su celular porque todo el mundo usa celular y teléfono fijo, el sustento para mantener un templo es más caro, sin ostentaciones, pero la realidad es otra, cambió radicalmente al cura y a los santos que vemos con una cruz grande desplazandose en el tiempo de las estampitas. La iglesia vive su crisis, siempre tuvo crisis, cismas, antipapas, pero como lo dijo su creador: el mal no prevalecerá. La pedofilia ha hecho estragos en las ultimas décadas, también la apostasía porque la inteligencia artificial y la era tecnotrónica cambio de frente al universo y hay que darle la razón a Humberto Eco, recientemente fallecido, quien confesó que perdió la fe, el creador de en el nombre de la rosa, un gran intelectual italiano que sostenía: “si pero convengamos que la feligresía ha dejado solos a los sacerdotes con las iglesias vacías.

Pero que pasa en nuestra provincia de acuerdo al estudio que estamos haciendo y lo vamos a presentar en la segunda parte?, que los curas que tienen una capilla, templo, iglesia con escuela pueden sobrevivir, pero los que viven solamente del ejercicio del sacerdocio sin otra ocupación no puede sobrevivir de la caridad publica que es casi inexistente, no pueden quejarse porque tienen temor, no reciben nada del estado nacional, hay que ver si el estado provincial puede proveer algo…y que comen? como pagan los servicios, las expensas?, los gastos cotidianos; generalmente son ayudados por parientes, padres, hermanos, pero la estan pasando muy mal ante la indolencia de los católicos, la falta de asistencia a las misas, las limosnas cada vez son más limosnas y hay que ver si este estado no favorece al desanimo del sacerdote que se encuentra solo, muy solo en todo los ordenes. Hay que esperar la segunda parte del informe que es mas completo, pero una sociedad que se olvida de sus sacerdotes, esta indicando mucho de si misma, en tiempos de pandemias, de dolor y desesperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here