En 1993 ganó el premio Pulitzer, aqui podemos observar la inmortal fotografía que muestra y demuestra la misera de la condición humana. El niño está por morir, ya no se sostiene en pie, parece que se entrega. A unos metros lo espera el buitre, porque percibe el olor a muerte y el fotógrafo capta ese momento tenebroso. Y que pasó despues?. El niño se recuperó pero al poco tiempo murió. Kevin Carter que había fotografiado muchas escenas parecidas no tan patéticas como la que vemos, no lo pudo digerir con el tiempo y un día se mató. El buitre también ha muerto pero el hambre tiene el mayor criadero de buitres en el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here