Un pésimo año, la pandemia barrió con todas las estructuras y nadie imaginaba que hoy la Argentina estaría peor que como la dejó el gobierno anterior. Las cifras de la desocupación, la pobreza, la indigencia, la falta de recursos, las empresas que se fueron del país, las que cerraron, la gente que comenzó a emigrar, son realmente escalofriantes. Si obervamos las fotos de la tragedia argentina, creemos que no tenemos escapatoria. La producción del Congreso prácticamente fue nula y se limitó casi con exclusividad a tratar los problemas o causas personales que tiene la vicepresidenta. El presidente de la nación, muy ambivalente en sus declaraciones y ejecuciones de gestión que no resuelve nada. Y la Corte de Justicia, aparte de tener miembros que se llevan mal, tiene una mayoría peronista y actúa como tal cuando todos sabemos que Alberdi no hizo la Constitución para que en la interpretación sea manipulada por partidos políticos. ya tuvimos una corte automática y con eso deberíamos haber aprendido. Los chicos no fueron a la escuela porque el gobierno tuvo miedo y ahora se da cuenta que la salvación es que hubieran ido a la escuela, mientras tanto ya tienen daños cognitivos con guias que han perdido la guia. Asi las cosas, la conducción de gobierno manejada por la vicepresidenta se da el lujo de decirle al FMI a quien le tiene que prestar la plata, boicotea lo que está haciendo el ministro de economía y como si no fuera responsable de la “biconducción” de gobierno, critica al mismo gobierno de la que forma parte y que ella diseñó y lo hace todos los días poniendo gente del instituto patria y echando a quienes no esten de acuerdo con ella. La insensibilidad se manifesto en miserabilidad por parte de algunos gobernadores que deberían renunciar, porque haber permitido que haya hasta padres muertos ahogados porque no los dejaban entrar. Como si cada provincia fuera un ghetto, la Foto de Abigaíl es la biopsia que dio positivo no por la enfermedad que tiene, Carlo Acutis flamante beato ojala haga el milagro, sino por la metástasis que sufre este país vacío, mal diagramado, demográficamente desequilibrado con un presidente que aliente la muerte de embriones justamente ahora cuando todos luchamos por la vida, ya hay más de 37.000 muertos por el covid. Una cuarentena eterna que no resultó, se destruyó la economía, los daños colaterales están a la vista, pero no le pieden de vista a las elecciones del próximo año. Una época son cuatro generaciones de 30 años, 120 años es el equivalente a esa época. Si empezamos ahora en el año 2140, si el planeta existe, puede ser que la Argentina se saque de encima esa manía de elegir lo peor a cambio de migajas. Claro la renovación debe empezar ahora, lo importante es no demorar más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here