El Presidente reapareció en medio de una ola de críticas y hasta un pedido de juicio político por haber celebrado el cumpleaños de su pareja cuando estaba prohibido.

Tras el escándalo por los festejos en la Quinta de Olivos durante la etapa más dura de la cuarentena, el presidente Alberto Fernández responsabilizó a su pareja, Fabiola Yañez, por la organización de su cumpleaños y se mostró arrepentido. “Lamento que haya ocurrido. Debí haber tenido más cuidado”, afirmó.

“Los pibes más jóvenes que me conocen dicen que no soy un careta. Nunca quise esconderme cuando debí dar la cara. Y nunca quise esconderme detrás de nadie cuando tenía que dar la cara yo. Néstor decía siempre que somos hombres y mujeres comunes con responsabilidades importantes”, sostuvo el Presidente en el comienzo de su discurso.

“La pandemia nos exigió muchas restricciones. Yo le pedí a muchos argentinos que me acompañaran, porque era necesario cuidarnos, era necesario preservar la salud de todos y cada uno de nosotros. Yo me quedé trabajando en Olivos por recomendación de los médicos, pero Olivos se convirtió en una ciudad. Iban gobernadores, diputados, ministros, secretarios, empresarios, futbolistas, actores, actrices, gente que tenía problemas y necesitaba ser oída. Viví todo ese tiempo en un gran vértigo. Un vértigo que me hizo tener reuniones con cientos de personas. Y no podía hacer otra cosa”, relató sobre la pandemia.

Luego habló sobre el pedido de información pública que permitió la difusión del listado de gente que ingresó a Olivos durante la cuarentena. “Nosotros hicimos público ese pedido, porque gracias a Dios nada debo ocultar de mi vida personal. Así se conoció el listado de la gente que ingresó a Olivos. Y después todo lo demás lo conocen ustedes”, señaló.

Una fotografía de Alberto Fernández junto a la primera dama Fabiola Yañez y un grupo de amigos en la Quinta de Olivos durante la cuarentena estricta del año pasado desató un escándalo político.

Una fotografía de Alberto Fernández junto a la primera dama Fabiola Yañez y un grupo de amigos en la Quinta de Olivos durante la cuarentena estricta del año pasado desató un escándalo político.

Finalmente, abordó la polémica sobre el festejo del cumpleaños de su pareja. “En ese contexto, el 14 de julio, día del cumpleaños de mi querida Fabiola, ella convocó a una reunión con sus amigos y a un brindis que no debió haberse hecho, que definitivamente me doy cuenta que no debió haberse hecho. Y que lamento que haya ocurrido. Claramente me arrepiento“, sostuvo, mientras lo aplaudían el gobernador Axel Kicillof y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, entre otros.

Sobre ese punto, agregó: “Mirado en retrospectiva debí haber tenido más cuidados, que evidentemente no los tuve. Hoy Santiago Cafiero explicó esto. Que todos lo supieron porque nosotros lo contamos. Porque no ocultamos nada. Pero que lastima a mucha gente que entró por distintos motivos y que de repente se ve en los diarios. Lastima a los seres queridos. Los que vivimos con gente que no tiene nada que ver con la política sufre y padece mucho todo esto. Desde esa condición humana que tenemos los que hacemos política, lamento lo que ocurrió. No va a volver a ocurrir“.

En el cierre de su discurso, sostuvo: “Yo no me hago el distraído con nada, ni de las cosas que se me pasan por alto y a veces hago mal, ni de la necesidad de cada argentino”.

Cerca del mandatario , defendieron la actitud del Presidente, a pesar de las críticas opositoras. “Dio la cara, lamentó el hecho y no se hizo el distraído. Hizo lo que tenía que hacer, habló de cara a todos los argentinos“, señalaron fuente oficiales.

Escándalo y pedido de juicio político

El mandatario reapareció este viernes en medio de la ola de cuestionamientos y hasta un pedido de juicio político por parte de la oposición por haber celebrado el cumpleaños de su pareja, Fabiola Yañez, en la Quinta de Olivos cuando estaba prohibido por las restricciones que él mismo dispuso por el avance del coronavirus.

La foto del festejo en Olivos en julio del año pasado, con el mandatario posando sonriente junto a Yañez y otras nueve personas, generó un cimbronazo en el Gobierno a un mes de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Se espera que las explicaciones de Alberto Fernández lleguen tras el intento fallido del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, de definir la fiesta en medio de la cuarentena como un “descuido” y un “error”.

Alberto Fernández junto a Axel Kicillof y Massa.

Alberto Fernández junto a Axel Kicillof y Massa.

“Hay que aclarar que en esos días Olivos funcionaba como el centro de operaciones de la pandemia; mucha gente entraba y salía, hubo reuniones con distintos sectores y con expertos, y en una ocasión hubo un evento social, que no debería haber ocurrido“, señaló el jefe de los ministros en declaraciones a Radio 10.

Insistió el funcionario que fue “un descuido, se cometió un error y no debería haber ocurrido. Fue un evento social que no debería haber ocurrido”.

Los dichos de Cafiero, bien temprano por la mañana, no tuvieron el efecto deseado desde el Gobierno.

La oposición salió rápidamente al cruce de las explicaciones de Cafiero y sentenció que no se trató de “un error” sino de un “acto deliberado de impunidad” en medio de las restricciones que él mismo impuso a través de un DNU.

La titular del PRO, Patricia Bullrich, le reclamó al Presidente que “no se comporte como un fugitivo: dé la cara y explique a la Justicia por qué violó la ley”, y enfatizó que “no se trata de un descuido, es el incumplimiento de los deberes de un funcionario público“.

Críticas a la oposición

Alberto Fernández en Olavarria.

Alberto Fernández en Olavarria.

Después de señalar que lamentaba haber encabezado el festejo de cumpleaños de la primera dama en Olivos y mientras intentaba salir de ese tema que lo incomodaba, Fernández lanzó críticas a la oposición.

“A pesar de la pandemia, que ha sido muy dura, hemos sido capaces como Gobierno de poner en pie a un país que estaba arrodillado. No existía Ministerio de Salud, de Trabajo y Ciencia y Tecnología, vivíamos en un país donde se creía que en la educación pública se caía o donde una gobernadora (Vidal) se jactaba de no inaugurar hospitales”, lanzó Fernández.

Y siguió con las críticas: “A veces escucho que Alberto es un autócrata, pero dónde está mi autocracia. Yo voy haciendo zapping y escucho las cosas que dicen de mí y a nadie se persiguió, nunca llamé a un dueño de un medio y menos lo encarcelé, y resulta que el autócrata soy yo y los republicanos eran ellos? Ahora poco a poco se va sabiendo la verdad y hasta se profugan antes de dar explicaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here