En utopías de un hombre cansado Borges se extrapola en el tiempo y se sitúa dentro de 200 o 300 años. Es interesante este cuento porque nos hace reflexionar sobre las porfías de la realidad histórica. Sostiene que se encuentra en un mundo distinto donde hay pasajes insípidos que no dicen nada, aunque se observa cierto orden. Todo lo que vemos ahora no va a estar y en una exageración de talento premonitorio el pensador le pregunta a alguien sobre un monumento que es elogio a un filántropo. Se acerca y el nombre del homenajeado es Adolf Hitler. Evidentemente aqui nos muestra sobre las distorsiones históricas, luego pregunta por los gobiernos con la contundente respuesta: aqui no hay más gobiernos!!!! la gente se gobierna sola!!. Y los políticos? pregunta Borges. Le contesta: ya no existen, debieron  cambiar de oficio, algunos llegaron a ser muy buenos cómicos. Los Kirchner fueron adelantados en esta mutación donde los periodistas ya no son simples cronistas del humor gobernante. En primer lugar como decíamos antes queríamos cambiar el mundo hoy queremos cambiar el auto. Ya no están ni Emilio Biltes ni Dante Panzeri, ahora todos se cosificaron. Hay algunos críticos, otros pensantes, otros delirantes, otros farsantes. Y los políticos recelosos de las críticas en un mundo sofisticado por las cosas o cosificación, ahora aprovechan  las redes y con un twitt…se encargan de comunicar, de discrepar, de asentir y de rebatir. No solamente ellos cualquier salame como artista que hizo plata como Echarri, puede decir la barbaridad que los Kirchner pueden justificar la enorme fortuna porque fueron abogados exitosos Lo dice por las redes o en alguna radio complaciente y se levanta la polvareda de opiniones. No lo hacen frente a uno de los penultimos periodistas serios porque pasan verguenza. la nota mano a mano, frente a frente, como la que le hace Mario Pereyra al Presidente va desapareciendo. Y podría decir que si un nieto me sale periodista y quiere ir a hacer una nota, le tendría que aconsejar que no vaya, porque cuando vuelva, haría retroceder el tiempo, y le mostraría un Juan Carlos Malís, jovencito haciendo la misma nota y relatando las mismas respuestas de una degeneración sin respuestas. La tecnolatría y la era digital cambiaron todo, hoy la gente se informa por celular, elige lo que quiere, fundamentalmente los jovenes, se gastan los ojos y el cerebro y es tal el cumulo de información que paradógicamente todos quedan desinformados. Se aceleran los tiempos, el hombre va siempre rápido a ninguna parte y la meditación, el pensamiento crítico, la lectura serena se fueron a los sarcófagos de la desmemoria y lo que decía Borges, las distorsiones de la historia. Porque son tantas las versiones que ni ella se cree en si misma. Hoy un mensajito, por Twitter, resume toda una formidable nota periodistica de otros tiempos que auscultaba la realidad y duraba muchos días y perduraba durante mucho tiempo. están cayendo los meteoritos sobre la cabeza de los ultimos periodistas que nos llevan a la curvatura del universo…porque todo vuelve..habrá que esperar o no esperar. Lo comprobe como gerente de noticias de Radio Colon..los periodistas recien recibidos que venían a buscar trabajo se anclaban en un triptico: no querían levantarse temprano, no habían leido nada y no estaba en sus planes otra cosa que los titulos de los diarios.

2 Comentarios

    • se aprieta en inicio en en cualquier articulo y aparece el articulo completo. se baja a la grilla comulmnistas editoriales provinciales..siempre haciendo clik es sencillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here