Dicen que la mente tiene la antiguedad de 50.000 años. Y los clanes, después de que los hijos se comieron al padre, a partir de ahi, se forman las parejas y comienza la sociedad o concepto de familia dista de unos 250.000 años. Es una fiesta de adolescentes, están callados y divididos en grupos. Comen, toman y comienzan a charlar. Estalla la música que viene muy estridente y con policromías; todos comienzan a ¿bailar? hasta que aparecen 3 robots resplandecientes, parecen robocop o algo así, tienen aspectos de invisibilidad pero muestran máscaras y partes del cuerpo mecanizado; es como mixturar la realidad con el mundo virtual. La música retumba. Dos de estos monstruos contratados están parados sobre zancos, como si se apareciera el gran hermano ante la multitud en forma de pogo. Los chicos y las chicas les rinden pleitesía y estos monstruos innovadores se muestran así: idólatras. Hay que aprovecharlos porque durante media hora hay que pagar $ 6000 y si es una hora $ 8000. Todo me parece un gran ritual. Nadie ve el cielo que se guarda una carta natural y gratis, la media luna se quiebra por la mitad ante la cima de los cerros pocitanos. La música vibra a otravés de otro gran hermano que indica cómo moverse, motivarse y bambolearseante esta alucinación que nos brinda el actualismo. El gran hermano que no se muestra pero ¿canta? es Lgante. No alcanzo a decifrar la letra, el contenido de sus indicaciones porque lo hace muy rápido, muy parecido a los dialectos de cantantes portorriqueños. A la multitud no le importa, ellos vibran y hacen explotar las vibraciones de este tiempo de la vida cuando el futuro ¿hace señas?.

A todo esto, to estoy sentado en un lugar y soy invisible. Veo que el fernet, el vino, sí el vino, la cerveza no hace discrimaciones de gradientes…llena el estómago y el cerebro tanto de adultos, adolescentes y quienes caminan por la frontera de la pubertad. El locutor incita los monstruos virtuales ya se fueron, claro, cobraron. Bailan, saltan, gritan, aullan y hacen estragos con la vaca que donó su carne, las empanadas, los sandwiches, preparados para arrasar la mesa dulce, plaetórica de tortas y tartas. Desde mi invisibilidad asombrada puedo observar que hay juventud que camina por la línea roja entre la alegría del baile y el erotismo, porque están tanto chicos como chicas semidesnudos. Todos contra todos, dos niñas se estampan de frente, amagan besarse, se forma un coro y todos se rozan sensualmente y comienzan a practicar los movimientos pélvicos, mientras el portorriqueño los guía “pa´rriba..pa´abajo…y algo así como…”te la voy a poner”. Los movimientos sensuales eróticos suben y bajas, se doblan las piernas y todos cacarean, gritan, hasta que puedo observar una especie de trance erótico pletórico de ebriedad fáustica. Y se vino el cuarteto. La multitud sigue sus ritos, se forman el clásico trensito, donde no faltan manos indiscretas de vagones rezagados que empujan el gusano humano en un toqueteo agudo de manos que van a parar a la cola de chicos y chicas. Todo es risa, gritos, histeria. Pelo rapado, aritos, gorras como Lgante, descalzos sobre el pasto. Voy a la heladera y quedó como la que tengo en mi casa, vacía, me mando al freezer, solamente hay una bolsa de hielo. Voy a la mesa y en la locura alguien dejó una lata de cerveza y la aproveché. La luz de la fiesta estuvo a cargo de una innovación que se llama celular, es linterna, es fotografía, es teléfono, es todo en un solo aparato. La tecnología manda. Sigo viendo cuerpos de vida reciente semidesnudos y roces que llevan generalmente a ciertas profundidades del placer no importa el sexo, hasta que se involucra el sentimiento. Un grupo mundial nuevo instalan la demisexualidad o sea: abstinencia sexual, hasta que haya una comunicación emocional y luego es el turno de la piel. Opuesto al touch and go..toco y me voy. Envases cambiados, polyamor, grandes mutaciones. Miro hacia los cerros y la luna ya no está, vuelve a la madrugada siguiente le preguntó por que se fue de la fiesta y me contesta: estamos igual, ya no inspiramos romanticismo ni amor. Ja ja ja…y la carcajada se generaliza…me ruborizo y los increpo, cual es el chiste para que nos riamos todos?….tentados..me indican, se ha puesto dos zapatos distintos!!!!. Me como la verguenza pero no me entrego; les contesto..quien dice?…todo es distinto..¿todavía no se enteraron que se usan zapatos de distinto color?….No sabía..dice uno y el otro, y la otra…..me sonrío….inventé una moda. los humanos que fueron humanoides…ahora como hace 250.000 años, se lo quieren comer al padre porque faltó carne. Faltó carne, pero si sobraba la carne los chorizos…saco la cuenta. Ya está encontré el problema. Los asadores, cobraron y se afanaron la mitad de la parrilla!. Los primitivos mientras se comen al padre brindan y alguien alienta: ¿un aplauso para el asador!!!!. Alguien me recrimina, pero cómo te venis con dos zapatos distintos!!! le contesto..están de moda, fijate los desnudos se visten de desnudez, queeeee?..claro los pantalos tiene las rodillas, la partes insinuantes y detrás las chicas, mira!!!tienen el culo roto!. Uno de los robocop vuelve da un sermón y pontifica…dentro de poco tiempo todos, absolutamente, andaremos a pata, en bola, y con el culo roto!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here