IGUALAR PARA ABAJO

La historia de la humanidad tiene un hilo conductor, la evolución, el progreso. Los seres humanos en conjunto o individualmente, en cualquier tiempo y en cualquier lugar optaron por el progreso. Más allá de marchas y contramarchas, se impuso el progreso; más allá de aciertos y de errores, más allá de las guerras, fueron más los que buscaron la paz. La naturaleza impuso sus pruebas a la humanidad, sean epidemias que la diezmaron, sean terremotos, tsunamis o inundaciones; la humanidad con la evolución de la ciencia pudo superarlas, mitigarlas o anticiparlas. La evolución nos permite hoy predicar el amor en la humanidad con la misma biblia que se perseguía y se mataba a otros humanos. Que la guerra es un negocio de pocos, y que está lejos de reivindicar los derechos de los más débiles.

Aristóteles plantea que dada una sociedad, los que ejercen el poder no producirán cambios, pues ya tienen los beneficios, y no desean compartirlos con más personas. La clase baja por su hambre y su ignorancia, corre todo el día para conseguir de comer y carece de los conocimientos que le permitan cambiar su propia situación, tampoco desean compartir lo poco que tienen con más personas. Es la clase media la única que tiene la comida de hoy y la de mañana, producto de su esfuerzo, y tiene un grado de instrucción que le permite analizar la realidad y unir esfuerzos en busca de objetivos comunes. El bien común es natural en la clase media.

Las Democracias en el mundo y en el tiempo han demostrado ser más perfectas y evolucionadas cuanta más clase media han sido capaces de generar. Esto es que difícilmente haya calidad democrática cuando el poder lo ejerce una pequeña minoría, a quien no le interesa que la condición de Ciudadano alcance a más personas, esto es oportunidad de sustento por sus propios medios y la oportunidad de la educación. La pobreza y la ignorancia son el terreno propicio para las Autocracias, y en un círculo vicioso, esta genera más pobreza más ignorancia. La democracia es capaz de mejorar la convivencia en libertad, de dar oportunidades a todos por igual, y con ello, en un círculo virtuoso mejorara la calidad de la misma democracia y dará a su vez mejores condiciones y oportunidades a cada individuo. La Democracia tiene dos caras, por un lado la Democracia, y por el otro el Ciudadano; no existen el uno sin el otro, y tampoco pueden evolucionar sino es el uno con el otro. A mas Democracia, mas Ciudadanía; y a mas Ciudadanía mas Democracia. Esta moneda de dos caras es la única que nos permite adquirir la Libertad. Es el Ciudadano (que accede a la información en tiempo y forma, y tiene la oportunidad de cambiar su realidad, tanto individual como colectivamente) quien construye en conjunto con la sociedad, en un orden elegido (constitucional) la convivencia en paz y en libertad. Elige el Orden, pues prefiere ser esclavo de la Constitución y no esclavo de quien viola la Constitución.

El hilo conductor del progreso y la evolución de la humanidad nos trajeron a la Democracia moderna, ese sistema virtuoso que crece en oportunidades para cada vez más miembros de esa sociedad, ese círculo virtuoso de Democracia y Ciudadanía. Aunque conviven democracias pobres en libertad y con mucha pobreza, que serian pseudo democracias. Son casualmente El Populismo, es el estado paternalista que poda cada vez mas derechos, que somete con impuestos a la clase media para mantener la pobreza; que promueve la dependencia en contra de la libertad, que impone su bien en contra del bien común, reparten comida y planes en vez de repartir oportunidades. Esto es realmente malo, pero lo bueno es poder establecer la diferencia entre Democracia y Populismo y poder optar. Quien si tuviera la oportunidad elegiría el Populismo. Quien sí puede ser autosuficiente para satisfacer sus necesidades elegiría ser esclavo de quien lo obliga a votarlos por una bolsa de mercadería o un plan. Quien sí tiene acceso a la información en tiempo y forma, elegiría que del mismo presupuesto del estado, le toque una bolsa de mercadería o un plan, mientras otros con el mismo presupuesto se dan sueldos y jubilaciones de privilegio. Caracteriza al populismo el relato sobre la información, habla de la “gente” porque desprecia al “ciudadano”,  prefiere una sociedad más pobre, pero más igualitaria, estableciendo el reino de la mediocridad, culpa al merito de todos los males, desentendiéndose de su propia responsabilidad. Pero al subir a una avión no eligen al piloto de menos merito, sino que eligen para sí, al piloto más preparado, y para la gente, recomiendan andar a pie porque es muy peligroso el avión.

En resumen, no es ningún Merito gobernar para la igualdad de la pobreza, para una sociedad cada vez mas arcaica, que justifica la inmoralidad de las muertes que la ciencia y el progreso vinieron a evitar. Es el merito del populismo adormecer a la sociedad dejando su futuro en manos de Pseudomesias, arrebatándole la  Oportunidad de la autosuficiencia a todos y cada uno de los Ciudadanos, matando la Libertad.

Los argentinos retomaremos el camino del progreso, y evolucionaremos hacia una Democracia con mas Ciudadanía, cuando nos auto impongamos el Merito como condición para la acción. Cuando pongamos a los mejores pilotos en nuestros aviones. Cuando elijamos a los más capaces y no a los más acomodados. Cuando elijamos la lealtad y no la complicidad. Cuando la información en tiempo y forma tire por tierra a los relatos. Cuando el bien común sea el común de las oportunidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here