La fiscalía a cargo de Eduardo Taiano sumó otra línea de investigación del Vacunatorio VIP en el expediente que concentra todas las denuncias por los circuitos irregulares a través de los cuales se habrían favorecidos a dirigentes, políticos, sindicalistas y familiares con la aplicación de la vacuna Sputnik V. En este caso, después de una presentación realizada por la diputada opositora Graciela Ocaña, se busca determinar si hubo un posible “vacunatorio VIP en El Calafate y el desvío de vacunas que debían ir al personal de salud”, le dijo a Clarín la referente de Juntos por el Cambio.

El escrito con la nueva información fue presentado el viernes pasado en los Tribunales de Comodoro Py, A raíz de eso, confirmaron fuentes judiciales a Clarín, se comenzó a investigar un presunto desvío de vacunas en la provincia de Santa Cruz, enmarcado en el expediente que lleva adelante la jueza María Eugenia Capuchetti, que reúne todas las denuncias que se fueron presentando los últimos meses, por el montaje de posibles vacunatorios VIP.

En la presentación, a la que accedió Clarín, la diputada Ocaña plantea que se podrían haber cometido los de delitos de acción pública “por parte de funcionarios del Ministerio de Salud de la Nación” y que por tal motivo pidió que se investigue el vuelo que trasladó 60 dosis de la vacuna Sputnik a la provincia de Santa Cruz, más específicamente, a la localidad de El Calafate.

Se explicó que el viernes 23 de enero a las 08.40 partió un vuelo comercial de Aerolíneas Argentinas desde el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza con destino al Aeropuerto Internacional de El Calafate.

“A último momento, la Policía de Seguridad Aeroportuaria habría recibido un llamado de una autoridad de Aerolíneas Argentinas solicitando que no despegue el avión, ya que se dirigiría una persona enviada por la entonces Secretaria de Acceso a la Salud, Dra. Carla Vizzotti, con -en principio- unas 60 dosis de la vacuna Sputnik V”, sostuvo Graciela Ocaña. Al momento de dar más detalles indicó que dicha persona sería Gustavo Javier Bahut, jefe de monitoreo del Hospital Nacional Prof. Alejandro Posadas.

La indicación que se habría efectuado “para no levantar sospechas, era que la conservadora donde se guardaron las dosis de la vacuna debía pasar por el escáner destinado al control de la tripulación“.

El relato de los hechos que ahora se encuentran bajo investigación, sostiene que agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria “habrían introducido por el escáner las vacunas y la conservadora se la habrían dado en mano al comandante de la aeronave de apellido Dono para su transporte”.

En tal sentido, la referente de la oposición solicitó que se dé inicio a la investigación de estos sucesos. Fuentes judiciales confirmaron a Clarín que se comenzó la pesquisa sobre los hechos relatados en la presentación del viernes pasado por parte de Ocaña.

Se busca la verificación de los registros de las cámaras de seguridad de los aeropuertos internacionales de Ezeiza y el Calafate a los fines de comprobar dicha maniobra, como también se solicitó a la justicia federal que convoque a que preste declaración al Sr Gustavo Javier Bahut, para que de las explicaciones del caso.

Asimismo, en el escrito se sugirió un pedido de informes a Aerolíneas Argentinas, “a fin de verificar la composición de la tripulación del vuelo indicado, e indique quien habría impartido la orden de demorar el despegue del avión“.

En diálogo con Clarín, Ocaña sostuvo que al tomar conocimiento de tales hechos, formuló la correspondiente denuncia “porque queremos que se investigue si en El Calafate funcionó un vacunatorio VIP, y si esas 60 dosis que debían destinarse para personal de salud, fueron derivadas para otros fines”.

El juzgado a cargo de Capuchetti dará traslado al fiscal Taiano este martes para que analice la situación y vea qué medidas de prueba corresponde ordenar al respecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here