Caminamos por el centro y por diferentes lugares de la provincia nunca antes se veían tantos carteles que dicen SE VENDE de casas que están en cualquier lugar del desasosiego geográfico que hoy tiene la provincia. Golpeados por la pandemia como en todo el país y después del cierre de miles de industrias y de fabricas como de restaurantes y comercios en general algunos que guardaban la tradición como bien de familia, hoy parece todo se desmoronó y la precipitación social por escapar del covid no nos deja ver que hay mucha gente que abandona la provincia, se están yendo, nos estamos yendo porque si uno se va como una sinecdoque, como un síntoma, si se multiplican los que se van, pero son los otros, y que tiene que ver? si los otros en definitiva somos nosotros.

Ya sabemos que el argentino es pata de perro, desde que se inauguró este granero, la gente va y la gente viene, por muchas razones que no viene al caso analizarlas aqui, ya vinieron 20 millones de extranjeros y se volvieron 15 millones a su tierra. Nos dejaron los que se quedaron pero con  el hábito de siempre preparar las maletas para irse y para volver. Alguien dice que te vas y volves a la semana entonces te encontras con otro país..pero si te vas como hacen muchos y volves a los 10, 20 o 30 años entonces te encontras con el mismo país de siempre. Una maldición!!.

Pero vos estas listo para partir y ese entusiasmo no te lo quita nadie, tengas la edad que tengas y nadie puede detener el barco que va dejando la estela de quien cree que sale a la conquista como Marco Polo de nuevos horizontes que te traerán la concreción de sueños que aqui nunca se hacen realidad. Pero dejás un país pendiente, tu destino se fue pendiente, porque cuando llegues donde sea empezas a extrañar. Entonces hay que volver al mito porque los mitos explican la realidad, en este caso es Ulises que se va con Calypso quien le brinda abundantes placeres, hasta que él siente que alguien lo espera. Es Penélope teje y desteje, espera y desespera pero tiene esperanzas. Los dioses hartos de las quejas de Ulises que quiere volver un día lo vomitan en las playas de su Ítaca natal.

Porque no pudo superar la nostalgia..nostos..retorno..algias..angustia..angustia por no poder retornar a la tierra de nuestros ancestros de nuestros hábitos y eso es terrible. O añoranzas..de enyorare…añoranzas por no saber que pasa, aunque tengas internet, ahi, en el lugar donde estuviste con tus amigos, con tus amantes, con la tierra que te vio nacer.

El avión no te da tiempo a pensar y el barco es creer que Brooke Shields te está esperando en la laguna azul. Un día volves y resulta que te adaptaste donde te marchaste y venis pero todo ha cambiado o no cambió nada, y te queres ir urgente o volviste y queres recomprar la casa que algun día creías dejabas para siempre.

Mientras tanto hay tanto que hacer, una sociedad, depurarla, un país desarrollarlo, una nación promisoria; todo lo que te dejaron aquellos promisorios heroes del siglo 19….los vas a dejar pagando…Bajá ese cartel SE VENDE y tratá de ser vos mismo, podés ser feliz en cualquier lugar del mundo si nunca dejas de irte de vos, porque el que se muda se estará mudando de si mismo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here