Viene de una de las sequias más largas que se conozca y con la imprudencia de inadaptados se encendieron focos que terminaron amenazando zonas turísticas con la quema de casas, campos y la muerte de animales. Por fin llovió y la lección es que hasta que punto estamos preparados para enfrentar estos fenómenos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí