Las calles se ven vacías, a cierta hora del atardecer los vecinos se mandan a guardar, la señora viene de hacer las compras y mira para todos lados, camina rápido, cualquier cosa la asusta, cierra la puerta, vuelve y se asegura lo mismo cuando sale, vuelve a la puerta porque teme no haberla cerrado con llave. La señora camina con trancos largos y mira hacia detrás de si, alguien la quiere pasar y ella se pone de perfil. El cerebro alerta como esperando el escarceo, el ataque. La señora se atrevió de ir a comer una pizza, le costará 1500 pesos pero come rápido y nerviosa mirando obsesivamente hacia el automóvil. Delíveris pasan a velocidades increíbles como escapando de alguien y ni hablar cuando vemos los noticieros, en una Argentina irreconocible donde el horror se apoderó de las calles. motochorros que corren sacuden, arrastran, parten, rompen, matan a padres delante de sus hijos y a hijos delante de sus padres. ladrones matones que salen de la carcel, a robar a matar, la cárcel no les sirvió de nada jamàs se resocializan, no existen los derechos humanos y los defensores de esos derechos son todos una manga de impostores. La señora no se quieren levantar de la cama pero debe hacerlo porque tiene la batalla diaria contra la inflación y contra las inhumanidades que producen los gobernantes badulaques de turno que le harán de éstos los peores años de su vida. La señora no pierde la fe pero no va a la iglesia porque se le cayó el ánimo, perdió la calle, es un ser, el argentino es un ser que va perdiendo la luz, su luz, se va a pagando en la mordida tiburón de una hamburguesa de 1200 pesos. Algunos hicieron y le hicieron creer a la gente desde algunas radios y medios que Carlos Paz era Mónaco y entonces venden una botella de cerveza de un litro en $800 y la pagan los que tienen con que y los que no tienen con qué.

Las motos son más numerosas que los autos, el combustible están inalcanzable, hace calor no hay luz, hace más calor, y los dueños de la electricidad como Manzano veranea en Punta del Este, los titulares del Pami se toman el buque cuando se está por hundir, huyen como ratas hacia el caribe total desde alla cuando los pillen saben que aqui los bancan, el presidente se hace el sota y no los echa. Felipe Sola descansa en Costa Rica y un turista argentino lo escracha entonces le contesta no recordando que fue CANCILLER…..insultandolo dos veces le dice andate a la reputa madre que te parió!!..el turista grabó lo repudian todas las redes le amargaron la escapada. Se puede ser tan vil? si y mucho mas, porque hay seres que arrancan las uñas a una ciudadana para que diga dónde tiene la plata, no la protege nadie, la policía esta lejos, la justicia se quedó sin balanza y la banda de motochorros salen corriendo son grabados por las cámaras no les importa trabajar hacer una vida digna, se indignan algunos porque la ministra de educación de la CABA dice que los chicos que se alejaron de la escuela estos dos años están perdidos, en villas, en las drogas pero el oficialismo reconoce que se fueron 500 mil chicos de las escuelas y la señora multiplica el pan, privandose ella de muchas cosas porque tiene miedo, porque pega un salto si el perro ladra, no es feliz, no será feliz, no fue feliz o si? alguna vez quizás, pero eso queda ya muy lejos es el pasado, el presente ahoga, todos tenemos miedo de que nos maten de que matemos y despues vuelvan y nos maten, todos le encargamos a todos que nos cuidamos de quien?….

Hay ira, eso es bronca, entonces rabia, entonces miedo, reaccionamos mal, hay relatos salvajes a toda hora se mata en la playa en las rutas, en la ciudad, el hormiguero humano está desorientado y una hipócrita nos dice a través de mensajes que debemos hacer en quien no debemos creer mientras millares de personas le hacen caso porque vendieron la conciencia por un puto cargo, subsidio lo que sea…nos hemos convertidos en tristes mendigos de lo que alguna vez soñamos y nunca pudimos alcanzar. Nos vamos a bañar y pensamos que detrás de la cortina hay un puñal que nos espera. Hay psicosis, estamos fatales porque la fatalidad nos espera a la vuelta de la esquina.

Miramos hacia arriba para ver a Dios y Leonardo di Caprio aconseja NO MIREN HACIA ARRIBA, entonces agachamos la cabeza, tenemos cansancio moral, angustia existencial y la señora se altera, todos van a ver que pasa, ella está mal porque no revisó bien y puso en el lavarropas un pantalón con un billete de mil pesos que ahora está desteñido, mojado, lo quiere secar, llora de rabia, el marido la calma la abraza, la contiene y le dice: vieja..ahora lavas guita…también eso, mirá en lo que caiste!!!…los demás sonrien. Un hijo viene y le pone mil pesos en el delantal y la señora llora desconsoladamente, está cansada..de vivir?..no, de morir todos los dias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí