RESAGO DE MONARQUIA O EL DICTADOR QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO

La nueva carta (y van…) de la Sra. vicepresidente confirma una vez más que la alianza de gobierno está muy lejos de ser una coincidencia de ideas para sacar al país adelante, sino un arreglo entre pocos, que antepusieron sus intereses personales para aprovecharse del poder, en contra del sentido legitimo, de poner el poder al servicio del bien común, única forma de legitimar el poder. Recordemos que el poder de Dios viene al pueblo y del pueblo a sus funcionarios, y que  los funcionarios son legítimos en el poder en tanto y en cuanto cumplan con el mandato popular. Para confirmar esto el presidente Fernández  no solo coincide con la carta sino que asegura que a ellos les conviene seguir unidos. Si ellos hacen lo que les conviene, no lo que corresponde; si una vez mas ellos hacen lo que les conviene no lo que el pueblo espera de ellos.

Claramente la Coalición de gobierno arremete contra uno de los poderes del  Estado (Judicial) provocando una seria desestabilización Institucional, casualmente en medio de las urgencias que imponen  una Pandemia sin precedentes y con las cifras de pobreza inéditas en la Argentina. Digo yo que tiene que ver el Poder Judicial en esto de resolver los problemas que la Pandemia y la Pobreza provocan a los argentinos. No será que el arreglo entre pocos era salvar a Cristina, su familia y todos los cómplices, de las causas judiciales que los tienen acorralados por la contundencia de las pruebas.

El presidente Fernández justifica además  la intromisión de un Poder en otro Poder, diciendo que es bueno que cada Poder se exprese demostrando su independencia. Pero resulta que mas que expresión esta carta acusa directamente a la Corte Suprema (solo faltan los nombres) de persecución a los opositores. En este sentido no ahora sino hace mas de 10 años que arrastra causas judiciales que comprometen a ella, su familia y su entorno, y por tal motivo debiera promover la denuncia en los carriles que corresponda. En cambio esta carta resulta un grito desesperado, de quien seria en casi todas sus causas judiciales, la jeda de varias asociaciones ilícitas.

Esta jefa intenta por varios frentes, por supuesto dentro del arreglo de gobierno que les permitió ganar las elecciones, arremeter contra el Poder Judicial para salvarse. Todo esto a un alto costo para el País, para todos los argentinos que esperan soluciones a sus problemas y que el gobierno contesta con más planes sociales y aumento de impuestos. También pagan sus costos los socios del Frente de Todos, que tienen que desdecirse cada día de las opiniones y denuncias que hicieron antes del arreglo electoral, y que hoy pagan con el deterioro de su consideración pública. El deterioro de la clase política parece no tener límites, pues no sé con qué cara pueden presentarse en público, después de sus aseveraciones contra Cristina Fernández antes del arreglo, casualmente quienes presiden la Cámara de Diputados de la Nación y peor aun quien preside el Poder Ejecutivo de la Nación. Esto es una imagen acabada, muy elocuente, hacia dentro de la Argentina, que angustia a los argentinos, y también hacia fura para avergonzar a los argentinos frente al mundo.

El presidente Fernández justifica que se exprese un poder en el juego de poderes republicano, y se olvida el presidente que esta carta es cosecha exclusiva de la Sra. Vicepresinte. El senado de la Nación es un cuerpo colegiado y la carta no es el resultado de una sesión y la consecuente expresión de un acto propio del Senado. Tampoco parece ser la expresión del bloque de senadores oficialistas, pues no consta como tal en la carta. Esto habla muy mal de los senadores oficialistas, que representan a sus provincias, y parece que todo el mundo estuviera de acuerdo con esta grave acusación. Esto deja en claro no solo la obediencia debida, sino que donde todos piensan igual, ninguno piensa mucho. Todo esto un aporte más al deterioro de la política y con ello la amenaza a la calidad institucional, pues solo hay levanta manos que responden a los intereses de la Jefa de una asociación Ilícita, o una Reyna; en desmedro de la Democracia, y mucho mas del Federalismo por ser senadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here