Otra vuelta más

River campeón 2021: el equipo que mejor representó a Gallardo en todo el ciclo del DT

El equipo, “europeo” en Argentina, el mejor del país hace años, saldó su deuda al ganar el título de liga local.

River campeón 2021: el equipo que mejor representó a Gallardo en todo el ciclo del DTRiver celebra el título 2021. Foto German Garcia Adrasti

Lo que sucede es como un cuento. O más exacto aún: como un poema. Preferentemente de amor, cursi y empalagoso. Todo se dio el día que se tenía que dar, como si el destino o algún Dios futbolero -y un poco riverplatense, claro- lo hubiese diseñado. La coronación esquiva llega a tres fechas del final, justo cuando los aforos se liberaron al 100 por ciento luego de meses de angustia por el maldito Covid, y con el emblema Leonardo Ponzio de titular. Mira a las tribunas y al cielo Marcelo Gallardo, el hombre que será estatua en nada. Está feliz, emocionado. Su corazón late al compás de la fiesta que se prolonga en el Monumental tras la notable goleada 4-0 ante Racing. Ya debe estar un poco acostumbrado a escuchar el “Dale campeón / dale campeón”. Aunque este cántico tiene una melodía especial, apenas alguna notita diferente que lo hace distintivo. La mufa, si es que existía, ya es pasado: River Plate, el River del Muñecoes campeón del fútbol argentino.

En todo lo que ocurrió en el Monumental hay mucho de justicia. Porque River es el mejor equipo de Argentina desde hace largos años. Posiblemente desde que llegó Gallardo en aquel lejano agosto de 2014. Factores externos y algunas falencias internas postergaron la coronación doméstica. La doble competencia siempre le pasó factura a River por una sencilla razón: el entrenador juega al 100 por 100 cada uno de los partidos. No se relaja y, entonces, el desgaste decanta. No hay mente ni físico que tolere esa exigencia. Al menos acá en Sudamérica, donde los viajes son eternos y las visitas hostiles.

Y River fue una aplanadora en el juego de la coronación. Mostró una mejor cara en el inicio Racing y molestó a River con la incorporación de varios futbolistas en el medio. La ausencia de Enzo Pérez se sintió como se presumía. No pudo hacer pie el León porque los dirigidos por Fernando Gago presionaron en ese sector. Fue agresivo el visitante y sorprendió en el comienzo. Paulo Díaz intentó salir jugando dentro del área, Copetti se la robó pero Franco Armani demostró que sigue vigente: le ganó el mano a mano. Iban 3 minutos. Con el andar del juego, el local se acomodó. Y entendió cómo debía jugar.

Es difícil explicar qué buscó hacer Gago. Si lo que se observó fue lo que ideó, es una revolución. Jugó con tres defensores, un volante central y cuatro mediocampistas por delante para asistir a los dos delanteros. Pero sucedió que Fabricio Domínguez sabe cómo jugar con la banda y con línea de tres, pero Tomás Chancalay no. El exColón se cerró constantemente para jugar de delantero y el sector derecho quedó libre. Ahí empezaron a correr Simón, Rojas y Alvarez. Generó varias chances River. Igual, el gol llegó tras una gran jugada de Enzo Fernández por izquierda y una sutil definición de Palavecino.

Cambió Gago para el segundo tiempo, aunque ya era tarde. Metió 3 cambios y plantó un 4-3-1-2. Y River no perdona: Julián Alvarez puso el 2-0 a los dos minutos y se desató el vendaval. Fiesta adentro y afuera; baile en todos lados. Palavecino y Alvarez se mandaron un jugadón y Romero definió ante la salida de Arias. Un rato después, el propio Romero recibió de Carrascal y anotó el cuarto del local.

Ningún River representó mejor a Gallardo que este del segundo semestre de 2021. Se sabe: el Muñeco se reinventa constantemente. No se cansa de buscar y buscar. Por mucho que le vendan jugadores o que se lesionen, River siempre es su River: ataca, presiona, es ambicioso, tiene una idea clara y un respeto muy alto por la estética.

River es un equipo europeo jugando en Argentina. Por eso muchos hinchas de los restantes clubes se sientan a mirarlo, a disfrutarlo. Se cayó Suárez e irrumpió el brillante Alvarez, se fue Montiel y cumplió Rojas, se lesionó De La Cruz y Palavecino encontró su nivel, se sumó Romero y rápido hizo olvidar a Santos Borré, volvió Enzo Fernández y en un par de meses fue convocado a la Selección, confió en el juvenil Santiago Simón y ahora parece un experimentado. Los ejemplos pueden seguir.

Gallardo no pone parches: hace retoques, sutiles o profundos, y la prenda luce como nueva, impoluta.

Salió Ponzio y hubo ovación. Gallardo mandó a la cancha a Maidana y el aliento bajó unánime y ruidoso. Para que no haya problemas de cartel, Enzo Pérez, Pinola y Armani fueron mimados. No es capricho: todos estuvieron en Madrid, en la tarde más gloriosa de la historia de River.

Ganó, gustó y goleó River. Y es campeón porque es por escándalo el mejor de Argentina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí