LA SEMILLA Y LA VIDA

entrevista a Andres Ayala

El otoño ha recuperado la memoria y el amarillo se adueña de la policromía que nos brinda el paisaje Pocitano. La chacra reverdece los paladares y el marco de la última cadena montañosa es imponente. La tierra se adueña de nostalgiosos retoños pero como nos dice Jorge Luis Borges durante la siesta sanjuanina: el azul sigue siendo el color insustituible. Aunque no sepamos si el maestro pudo ver el cielo sanjuanino, no le faltaba imaginación para pintarlo tal cual es.

Hay olor a asado con gusto a vino tinto, la tarde es serenamente espléndida, inmunizada de cualquier virus que quiera usurparnos este paraíso sin rencores. La hospitalidad de Andrés Ayala ha encendido el fuego amistoso. Durante la entrevista lo llama un italiano que disfruta San Martín de los Andes, otro amigo alemán que se hace escuchar desde villa la Angostura y las charlas telefónicas se mezclan con anécdotas viejas y nuevas cuando el  morador de todas estas vivencias, viajaba por el mundo. Se enciende el grabador y sin desatender la parrilla, gira sobre sí, ante la mesa rústica pletórica de fiambres, panes caseros entornados de grandes copas donde sangra la uva tinta.  Andrés Ayala tiene la palabra:

Mi abuelo vino de la provincia Vasca cuando tenía solamente 5 años, y mi padre siguió la línea, estuvo en la semillería Bertoto, la más importante de la provincia de Mendoza y luego se asoció aquí en San Juan con el rubro de semillería y ferretería.  La semilla, como ud sabe, es la materia prima básica para el producto alimenticio de cualquier país emergente, estamos ante un “ser vivo”(Martín Heidegger: ser es la fuerza imperante que permanece regulada por ella misma) la semilla prolifera, da vida, es tan fantástica hasta el punto de que no tenemos noción elemental de que es todo.  Hasta el punto de que sobre el destrato que le hacemos a un mundo que se vuelve terminal, la semilla es germinal y San Juan por excelencia.

Calingasta e Iglesia por ejemplo son zonas privilegiadas por la zona de frío produciendo cebolla, lechuga, papas entre tantas variedades. Nosotros somos potencialmente un gran polo exportador hacia el mundo, por las cualidades que tiene el clima; estoy hablando de ventajas comparativas, porque estamos en la precordillera y esa zona para la semilla es extraordinaria.

Tu Padre vino aproximadamente cuando..

Y hace más o menos 60 años e hizo hincapié sembrando mucha semilla en Rodeo e Iglesia, dándole vida a esos lugares, porque él le compraba semillas a esos pueblos de productores como también en Jáchal compraba cebolla en bulbo y semilla también. Pero todos esos pueblos dejaron de ser tan fuertes en semillas y lamentablemente se vino la decadencia.

Aquí, dice el productor, no hubo políticas de estado como las que tienen todos los países desarrollados del mundo entonces convenía importar que producir, que es otras de las lacras que tiene la Argentina entonces así sistemáticamente vamos perdiendo mercados que para recuperarlos a veces pasan décadas.

Hoy  conviene volver a producir  semillas porque ya lo dije, la producción de semilla es un patrimonio productivo y cultural de los sanjuaninos pero yo no escuche al gobierno sanjuanino hacia la semilla, que insisto tenemos un lugar privilegiado con zonas rurales como Iglesia que es fantástica para hacer semilla.

La zona de Jáchal, productora de cebolla y de bulbo por excelencia, recordemos que Brasil que era un comprador nato que tenía nuestra provincia, también es un enorme mercado que se perdió. En cambio al abandonarnos, Brasil se quedó con otras partes de la Argentina como Bahía Blanca en Buenos Aires.

Fijese que Brasil compra en Pedro Luro mientras que es diez veces mejor la semilla de nuestra provincia por esas ventajas naturales que le vengo remarcando. Nuestra semilla está libre de carbonilla de cochinilla y de muchos y de muchos virus porque aquí tenemos un clima de precordillera que es privilegiado. Por la cantidad de frío que mata a cualquier bicho. Y ¡ que increíble! Que no se den cuenta que esta provincia debería ser el polo mundial de la semilla, pero los pioneros como mi padre, Julio Miguel Ayala y el ingeniero Raffo de Buenos Aires, teniendo en cuenta que ellos crecieron, fueron pioneros, lo sabe la gente productora de San Juan, un día murieron y lamentablemente no fueron continuados. Ahí pierde esta provincia, producción, calidad, exportación y la fundamental mano de obra que en estos lares es tan necesaria.

Ahora, si ellos fueron los precursores, por que no hubo un transvasamiento con las nuevas generaciones que no continuaron desarrollando esta actividad tan germinal y prolífica?

Y..yo te puedo hablar de mi experiencia, somos cuatro hermanos que nos distribuimos en el país, un de mis hermanos es productor en Catamarca y lamentablemente hay que ser honesto, nosotros descuidamos el mercado, familiarmente te estoy hablando. Lo que logró mi padre, nosotros lo descuidamos, pero no  nos olvidemos la falta de interés de los gobiernos de esta provincia.

Un cultivo de semillas lleva de seis a ocho meses y casi todas las familias tuvieron ese hiato, porque los descendientes se vinieron a las grandes citys dejando de lado la cultura del esfuerzo productor que te obliga a estar ahí donde se produce la semilla con todos los sacrificios que ello conlleva. La huerta es fundamental en cualquier ser humano y en relación a los gobiernos yo personalmente, creo que el bloquismo o los gobiernos bloquistas para decirlo con más precisión apoyaron e incentivaron esta actividad teniendo al INTA que anda fantásticamente.

Tenemos las mejores tierras y el clima de precordillera tanto como Calingasta, Rodeo, Iglesia, toda esa zona cuentan con muchas horas de frío y además son tierras muy nitrogenadas porque en el principio fueron lugares de pasturas y éstas producen nitrógeno. Mientras que los gobiernos siguieron con la política del monocultivo es decir la vid y el olivo, siendo que aquí tenes la mejor cebolla y ajo, por ejemplo en mendoza tenes los grandes exportadores y se llevan el ajo sanjuanino.,

Mendoza se lleva todo, y aquí se debería hacer como en europa un estudio de mercado que cuando se satura el mercado, la política asesora al productor para que produzca lo que realmente se vende y no satura el mercado. Aquí no hacen un censo de productores y un estudio serio de cultivo redituable.

Ahora mi negocio, EL GRAN LABRADOR, EN 25 DE MAYO Y PATRICIAS SANJUANINAS, aquí tenes la tierra mejor, el sol adecuando pero no hay una política que se dedique por entero para reactivar como te digo, esta prerrogativa regia que tiene este lugar de la argentina y que hoy está desaprovechado. Tenemos pistacho sanjuanino que anda espectacular, tenemos la alfalfa y los países árabes por ejemplo, requieren la alfalfa a morir!!!! Y nosotros la tenemos como potencialmente tenemos para sembrar todo lo que te vengo enumerando para darle de comer al mercado interno y externo.

Y después no olvidemos el contexto ideológico en el que vive el mundo cuando se asentaron aquí lamentablemente las políticas populistas que es nada más y nada menos que fabricar pobres, o como generalmente se llama el pobrismo. Pan y circo. Entonces se pierde la cultura del trabajo, se subsidia desmedidamente a la gente y entonces quien va a ir a trabajar a la precordillera donde hace frío, prefieren volver a las grandes ciudades y acogerse a los subsidios y al empleo estatal.

Existe el instituto semillero pero lamentablemente no tiene predicamento y lo que deberían hacer es ponerse de acuerdo con el gobierno de Uñac para que trabajen los agregados públicos que son quienes deben dedicarse a promover los productos locales para insertarlos en los grandes centros mundiales. Estos agregados comerciales deben abrevar en las embajadas que para eso están para negociar los productos locales.

Es una realidad triste, amo a mi provincia, pero sigue prevaleciendo una idiosincrasia conservadora, no se sostiene lo que se consigue y nos quedamos en el atraso.

Ha terminado la charla, entonces recuerdo una frase maravillosa de Julio María Sanguinetti ex presidente de Uruguay, gran amigo de Raul Alfonsin e intelectual cuando dijo: “El futuro, ya no es como era antes”.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here