No vivimos la alegría de aquellos otoños serenos, amarillos, marrones sobre moridero de platanales. Ahora es distinto, se adelantó el invierno cruel de la muerte que viene como un monstruo que con sus manos arranca hojas de todos los colores, de todos los oficios y se las lleva para siempre. Este zonda mortífero y perplejo que se llama covid hoy se llevó nueve personas y batió record en contagiando a 692 personas, no podemos olvidar que hace un año éramos el rubicón de la Argentina, manteniéndonos al margen de este virus maldito no por ser un virus sino por su orígen cuando los científicos, Premio Nobel, Políticos, presidente y la OMS creen que se originó efectivamente como lo denunciaron científicos chinos que debieron emigrar de ese país, de un accidente de laboratorio.

Presagio brutal no solamente por la pandemia que que ya se llevó puestas a más de 3 millones y media de personas sino porque adelanta lo que serían las futuras confrontaciones biológicas. La inhumanidad juega con la tecnología y ésta a través de la tecnolatría y se vuelve en contra de todos.

Nada va a ser igual despues de este otoño, porque se está yendo gente, y se nos están muriendo hermanos prematuramente, este desatino consumirá años, décadas? en revertir el ánimo y autoestima de una vida que se va quedando sin significaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here