La pandemia

Segunda dosis de la Sputnik V: la decisión que deja más expuesto al Gobierno frente al déficit

El Consejo Federal de Salud (Cofesa) decidió en su reunión de este jueves adelantar las segundas dosis de las vacunas contra el coronavirus por dos motivos: el primero es el peligro de la variante Delta; el segundo, que hay vacunas para hacerlo. Salvo una: el segundo componente de la Sputnik V.

Esa decisión sanitaria deja ahora más expuesto al Gobierno ante ese déficit. Esta semana la Argentina está recibiendo más dosis de la vacuna rusa. Pero como viene ocurriendo con los anteriores envíos, la cantidad del componente 1 sobrepasa con creces a la del componente 2.

Entre el envío que llegó el martes y el que arribó este viernes, el país cuenta con casi 1,9 millón de dosis más de la Sputnik V. Sin embargo, sólo 355 mil corresponden al componente 2. La relación sigue siendo de 5 a 1. Es decir, una diferencia de cuatro potenciales vacunados sin la segunda dosis.

Hasta ahora, el intervalo de tres meses establecido por la Cofesa entre la primera y la segunda dosis le había dado más aire al Gobierno para poder cumplir, principalmente, con el objetivo de ir trayendo -a cuentagotas- los segundos componentes de la Sputnik V. Esto es, para que la vacuna rusa no se convirtiera en Sputnik Light.

Ahora, el intervalo se reduce a entre uno y dos meses, según la vacuna, con lo que aquellos que han recibido ya la primera dosis de la Sputnik deberían recibir la segunda antes de lo previsto. Esto, en la práctica, será difícil de cumplir teniendo en cuenta que los problemas de producción en Rusia siguen vigentes.

El último arribo de componente 2 de la Sputnik al país, este martes. Foto: Presidencia

El último arribo de componente 2 de la Sputnik al país, este martes. Foto: Presidencia

De ahí que tanto desde el Gobierno nacional como el de la Ciudad estén apurando ahora un estudio para determinar qué vacunas podrían ser complementarias de la rusa. Podría ser la solución definitiva a un problema que se viene arrastrando desde enero.

Por eso, las dos decisiones conocidas este jueves deben necesariamente convivir: una en principio no podría existir sin la otra si el objetivo es que todos aquellos que recibieron una dosis de Sputnik puedan tener también, como el resto de los argentinos, su esquema de vacunación completo.

A las vacunas disponibles en el país, AstraZeneca y Sinopharm, entre fines de julio y principios de agosto se sumará la de Cansino. El Gobierno nacional y cinco provincias ya firmaron contratos por 14 millones de dosis. La particularidad de esta vacuna china es que está hecha con el adenovirus 5, el mismo que usa el segundo componente de la Sputnik.

El Gobierno se encuentra en un callejón sin salida ante el acecho de la variante Delta: seguir sosteniendo el intervalo de tres meses entre ambas dosis podía llevarlo a una situación sanitaria descontrolada, ya que el coronavirus versión india es mucho más contagioso que el conocido hasta ahora (Wuhan, Británica, Río de Janeiro, Andina y Manaos).

Optó por el camino más sensato, aún a riesgo de no poder dar una respuesta en lo inmediato a todos aquellos que han recibido la primera dosis de la Sputnik V. Mientras tanto, la medida beneficiará a casi 12 millones de personas que ya fueron inoculados con las otras marcas y a los que de aquí en más sigan siendo inmunizados con aquellas.

Este viernes, la ministra Carla Vizzotti sorprendió en una rueda de prensa al afirmar que los estudios de intercambiabilidad de las vacunas tienen un objetivo más amplio que ser complemento de la vacuna rusa, es decir, que no son para saber si se puede completar los esquemas de la Sputnik V con otra vacuna.

De hecho, Vizzotti expresó abiertamente que seguirán esperando que los segundos componentes de la Sputnik V lleguen al país. Esto también puede ser interpretado como un mensaje a Rusia. Argentina no renuncia a que el contrato que firmó sea cumplido, más allá de que en la urgencia pueda optar por una alternativa.

Esa urgencia queda evidenciada en la convocatoria que ha hecho el gobierno porteño para realizar su propio estudio de intercambiabilidad. No convocaron a gente que como primera dosis haya recibido AstraZeneca o Sinopharm. Convocaron exclusivamente a los que recibieron la vacuna rusa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here