Ella es una mala mujer le decía a la prensa hace muchos años cuando contaba una confidencia de un amigo (Néstor Kirchner) porque lloraba al no poder doblegar a su esposa. La esposa era Cristina Fernández de Kirchner. Ganó con el 54% de los votos en la reelección lejos de Binner, así que millones no pueden hacerse los desentendidos por algo y a pesar de los desastres que le ha producido a varias generaciones que se fueron que están y las que vienen sigue ahí permaneciendo. Ser una mujer mala o mejor dicho es una mala mujer porque en el fondo de la cuestión no pasa a la historia sino como una gran corrupta que despliega ignorancia, por varias oportunidades de haber sido la que le cambió el rumbo a este país y es belicosa, beligerante, atrevida que psicopatea engañando a la pobre gente con subsidios que ella nunca pagará lo hace el estado del cual ella su marido muerto y sus hijos hoy son hiper millonarios.

Caída en desgracia, lucha para destruir todo lo que queda, porque en el naufragio no tiene condiciones morales, nunca las tuvo para hacerse distinguir con un honoris causa por un rector procesado por blanquear plata en la tierra donde el gobernador Capitanich, un chanta que permanece en el poder sostenido por la caja, esa caja que buscan todos y que se termina convirtiendo en la caja de pandora donde un día se abre y descorchan todos los fantasmas del pasado. Tampoco le va mejor a la señora con la justicia, no puede zafar, va a sentarse frente al mundo acusada de corrupta ella y sus dos hijos, y eso la tiene malherida hasta el punto que rompe el pacto que tenía con Fernandez a quien llevo a la presidencia siempre y cuando para este tiempo ya sería libre de todas esas causas. Le hace la vida imposible, quiere que se vaya, pero no aparece su mano empujandolo quiere que se caiga por su propio peso, a partir de ahi ya sabe que perdera las elecciones en 2023 y se protegerá como senadora nacional, su hijo como diputado para que con los fueros no vayan nunca a la carcel.

Todo lo que dice el cuervo La Roque, no somos estúpidos es solamente un mediocre cartero que hace y dice lo que ella le manda a decir en contra el del gobierno y el gobernante que tenemos don Alberto Fernandez, es un presidente fantoche, se creyó que gobernar este país era una joda, cambió mil veces de declaraciones que aturdían y ahora es sostenido solamente por el entorno que cuidan el cargo. Todo este proceso que comenzó con la elección de Néstor Kirchner es la argentina que la historia la mostrará como un país derretido que tiró todo por la borda, sucumbió a la estrafalaria farsa entre podridos políticos, empresarios, industriales, pseudo artistas, intelectualoides, enmascarados defensores de derechos humanos en la batalla cultural que ella, está a punto de perder para quedar entronizada en el altar donde se cuecen los seres malignos como su amigo Putin, como Chavez, como cualquier ave de rapiña que siempre está merodeando el poder, la caja, para destruir millones de vidas.

Para nada el honor puede consentir en que esta mujer sea la adjudicataria de tal prenda de elogio; ella y sus secuaces como siempre pasa, no tendrán donde esconderse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí