Contaba una tenista argentina que vive en Suiza, “que una camine a las cuatro de la mañana en este país y no tenga necesidad de mirar hacia atrás, no tiene precio”. Y claro hay que comparar con lo que sucede en la Argentina que ha perdido el control social de la seguridad básica garantizada por las instituciones y la constitución que hoy por hoy solamente funcionan de forma. Lo que estamos viendo es inaudito y lo peor, nos estamos acostumbrando a vivir con la muerte que es sobrevivir que es el esqueleto de la vida. No es el primer linchamiento que se producen en el país ya desde hace tres años se produjo un linchamiento en Rosario y los vecinos mataron a un motochorro. En Buenos Aires principalmente ahora atacan en manada son motochorros estan drogados, se roban todo, matan a las personas se creen que tienen derechos, la pandemia fue utilizada por este presidente títere que tenemos para dejar libre a miles de presos y la gente ya superó la desesperación no sabe que hacer. Hay enfrentamiento social, hay usurpaciones, se mata una mujer cada 26 horas, la Argentina se ha convertido en cualquier país de África de los años 80 en adelante. Sin la presencia del estado que está en otra cosa como predicar la ley del aborto, manejarse pesimamente con la vacuna que su ausencia promueve más muertes, y el senado abocado por la titular en anularle las causas que la persiguen como una sombra, sin ministra de seguridad inspirada es una antropóloga en la doctrina Zaffaroni, autor del garantismo en este país( vale más un ladrón que un decente) y con el acuerdo de Verbitzky un ex subversivo y doble agente que le ha causado tanto daño a esta sociedad desde la década del setenta y sigue destruyendo, sin la presencia del estado la gente empieza a tomar desquite a traves de sus propias armas. La imagen del ladrón con los dedos cortados nos retrocede a la ley del Talión que como diría Ghandy…el ojo por ojo dejará al mundo ciego. Pero aqui no estamos en la edad media o si!!!!!!quien sabe pero estas imagenes que hoy recorren el mundo promueve de que nadie quiera venir a vivir, a invertir a sufrir a un país estrangulado por la corrupción cuya principal responsable es la clase dirigente. Esto dudando si lo tengo que extrañar a De La Rua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here