Los tiempos cambian, todo cambia salvo la ley de los cambios. pretender hoy que Semana Santa tenga las característica de hace 60 años, con musica sacra en las radios durante semanas, la pasión por LA PASIÓN y la gloria de la Resurrección ya es improbable. Porque el paso del tiempo generalmente va despegando las costumbres y los ritos de sus fuentes entonces comienza la desvirtuación. La semana santa de hoy es una caricatura de lo que en realidad era la semana santa de antes. El mundo cambio, avanza la insignificancia, la iglesia católica vive su propio derrumbe con escándalos que vienen desde adentro y el mundo occidental hoy adquiere otro tipo de proyecciones que no son místicas pero que se vuelcan hacia el budismo para dominar a la mente. Mente que está destruyendo el planeta nada más y nada menos. Con la salvedad de que el budismo es un gran benefactor para calmarla y orientarla. No se puede ir en contra de la cosificación de la realidad, del consumismo por el consumismo en si y del turismo irresponsable como reclamaba Humberto Eco. Entonces la paradoja es desopilante, porque en plena pandemia ahora con el avance de cepas más letales del coronavirus, como la aparición de la mutación manaos que amenaza como sostienen algunos tsunamis, Brasil ya lo padece; los que pueden no son pocos ya tienen sus reservas en los lugares paradisíacos de la Argentina o en el exterior, total si pasa algo allá iran los aviones a buscarlos, son los mismo aviones que van a buscar vacunas y que pagamos todos. Que alguien haga lo que se le cante en estos días está en su derecho y si puede que disfrute, el tema es la desvirtuación de un acontecimiento que es santo, se vivía como santo, calvario, crucifixión muerte y resurrección de su creador y que hoy es una especie colectiva ebriedad fáustica, todos los hoteles y zonas de recreación colapsadas y de paso los hospitales también están colapsados. No pretendemos que la gente hoy dispersa en miles de religiones, sectas, ateísmo militante, prácticas esotéricas, sacralización del cuerpo en los tiempos del tatuaje y del sexismo, divertimentos de cualquier naturaleza, vuelva a las iglesias con perfume a incienso, solamente estamos mostrando que hay una desvirtuación del sentido de la semana santa en tiempos de pandemia, de feriados largos y de quedate en casa que te enviamos el sueldo..total..alguien fabricara vacunas porque nosotros como monos avanzados, estámos subiendonos a los árboles hacia la regresión. Y que queres que no coma carne el jueves y viernes si el pescado vale 600 mangos?. No se trata de eso, el tema está bien explicado por el proverbio chino: SI TIENES SED….NO TE OLVIDES DE LA FUENTE. Además hay millones de niños..los más vulnerables..que no van a pedir el inalcanzable huevo de pascua…cuando no alcanza ni para un huevo frito. Decrépito, envejecido…a este país hay que hacerlo de nuevo, porque ya está viejo. Y ni hablar del vacunatorio vip., de las 60 dosis que habrian ido al calafate para los amigos, de la crónica corrupción, del pobre tipo que para sostener a su familia se convirtió en fakir, de la víctima embarazada que mataron los motochorros….y no sigamos porque ante la parsimonia de un gobierno entre megalómanos y marionetas caemos en este dialogo: Papi tendremos huevos de pascua?…están caros hijo!!!!no podes hacer un esfuerzo y alcanzarlos?…y no nene..si tengo los huevos de pascua por el piso!!!. no entiendo papi!!..yo tampoco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here