Ya sabemos que la felicidad es un imposible necesario. Un contrasentido, buscamos ser lo que no somos, lloramos lo que no podemos alcanzar y cuando lo alcanzamos, lloramos de tristeza por lo conseguido. La fama nos inflama el ego y nos destruye. Pero venimos hacia la dicha, de lo contrario no deviene la desdicha. Creemos que nos anclamos para siempre en la ventura, hasta que nos deslizamos en la desventura, sin embargo nos deslizamos desde la euforia a la disforia, del contento a la amargura, de la alegría a la angustia. La batalla que libera Messi trasciende a la pelotita, talento, ovaciones y comparaciones entre piernas históricas. Hay algo más, lo sustancial detrás de las lágrimas de un jugador de fútbol a quien paradójicamente la gloria lo hace llorar, camuflada en lágrimas de felicidad como de tristeza. La selección nacional habrá sido un mal recuerdo entre la variedad de trofeos de un jugador infinito. Pero tan pequeño y frágil, se cargó al hombro uno de los mejores equipos del mundo durante 20 años y lo tuvo todo, pero todo es nada, se quedó sin nada, casi todo, casi nada y se puso a llorar como un niño ante todas las miradas del mundo. Por qué?, porque se va del equipo de sus sueños?, acaso no quiso irse hace un año y no lo dejaron?. Llora porque acumuló millones de emociones a favor y en contra hasta dejarlo lo que nunca tuvo: palabras!!!. Y entonces? los amigos, la gente, los hinchas, su revancha personal cuando decían que era un adefesio para jugar al fútbol, o es la pelota la que se ha puesto a llorar!. Y si, todo eso y mucho más aun cuando se reencontrará con la misma pelota con quien no puede dejar de convivir, se necesitan para hacer feliz al público a su publico, pero el futbol no nos brinda la felicidad completa porque es hijo de una lógica binaria, ya que para que quien se atragante con un gol, como símbolo, ilusión infantil de que a partir de ese gol, quien lo grita sera feliz para siempre, hay otro, el que lo sufre, seguramente se desmorona. Si uno es feliz el otro es infeliz y viceversa. El futbol no nos da la felicidad pero nos hace creer por unos minutos, horas, un campeonato, que somos seres venturosos en todos los ordenes y esta sensación no es otra cosa que un ilusionismo más.

Por eso este personaje que se hace entender mejor con la pelota en los pies que con la depresión parlanchina que sufren millones de especialistas en el arte de interpretar el futbol, cuando todos sabemos que la belleza no se explica, se manifiesta y la gozamos. Quien explica a Federer? a Maradona? A Pelé, nadie..porque no hace falta interpretarlos. Entonces, si el futbol es una somatización, es el diván del psicoanalista, es la sublimación de las guerras o es un misterio; por qué no pensar que en la conferencia de prensa de Lionel Messi si bien se quedó huérfana la pelota, su protagonista ha llorado, no tanto por la pelotita, llora porque viene siendo un pibe feliz en su casa de Barcelona, con su hermosa mujer, sus tres hijos, los amigos, el enorme perro con el que jugaban todos y lo sabe, no solamente él sino toda su familia, que más que esa dicha, no hay dicha, por más que viva a unos pasos de la torre Eiffel, en la ciudad de las luces, ¿quien no quiere vivir en París?. Sin embargo, sus hijos se lo pidieron, su esposa también, él es feliz con su familia en su casa de Barcelona, aunque lluevan millones de cualquier moneda, nada paga, la felicidad perdida como lo dijo, cuando me caiga la ficha será peor, porque no lo va a convencer ninguna gloria, ya la conoció, aunque el gorrión de París le cante sensualmente “la vida color de rosas”. Ellos ya lo saben, los Messi serán ellos mismos, pero no “los mismos”.

La Vida Rosa

Desde el dia en que te vi
La vida para mi es de color de rosa
Hoy me siento tan feliz
Que cualquier tarde gris
Es de color de rosa.
Ni una nube sobre el mar
Ni noches de pesar
Ni penas que llorar.
Todo lo tengo tan solo por ti
Pues en tus brazos me encuentro en el cielo.
Desde el dia en que te vi
La vida consegui y fue por ti.
Hoy me siento tan feliz
Que cualquier tarde gris
Es de color de rosa.
Ni una nube sobre el mar
Ni noches de pesar
Ni penas que llorar.
Todo lo tengo tan solo por ti
Pues en tus brazos me encuentro en el cielo.
Desde el dia en que te vi
La vida consegui y fue por ti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here