En Ushuaia un relato real porque ha sucedido, respetando nombres pero que no deja de ser estremecedor. Porque nosotros alguna vez lo pensamos si debemos armarnos para defendernos cuando nos atacan los delincuentes y no tenemos la protección del estado. Esta persona llevaba una vida normal, trabajando y acumulando sus ahorros. Un delincuente lo ataque en su casa para robarle. La víctima ya había decidido comprarse una magnum porque presentía que algo le iba a pasar. Lo madruga al delincuente y le dispara como suelen aconsejar a las piernas. El delincuente cae y queda herido. Llama a la policía vienen y lo llevan al hospital. La víctima trabajaba en la municipalidad y comienza el proceso. El delincuente se va recuperando y el panorama para la víctima se enrarece porque empiezan las acusaciones por parte de los abogados del ladron y la defensa que alega que esta persona disparó en defensa propia, y preservando la propiedad privada, su vida lo principal. Hay contactos políticos, el ladron vuelve a caminar y se produce esto tan paradójico en la argentina, le dan un puesto de trabajo en la municipalidad, porque tiene contactos políticos de influencia. La víctima ya no puede sostener el trabajo porque hay un sistema para eliminarlo. Renuncia y se va y el que se queda es el delincuente, inclusive más el colmo es cuando los abogados le piden al fiscal que quien disparó se haga cargo de los gastos que ha tenido que afrontar quien recibió el impacto.

Debe abandonar la isla con toda desazón una vez más y por influencia política ha ganado la sinrazón, la miseria y la mediocridad, la corporación para el mal se impone. Ahora escuchemos lo que le dice un policía a la víctima antes de irse como un derrotado en todos los ordenes. Hay algo que ud hizo mal por eso las cosas se fueron de curso, hay una causa que debiera analizar. Cual? pregunta el ex municipal….y el policía le contesta: nunca debió haberle disparado!!!!!a la pierna..ahora aprendió. Yo me defendí alega la víctima y le disparé a la pierna. Ese fue su error le contesta el funcionario policial, en estos casos y sobre estos sistemas, Usted lo debería haber matado. Le debió haber disparado a la cabeza, asi de simple, y las cosas seguirían como era su vida antes, alegando que se defendió. Si ud lo mataba, ahora estaría trabajando, y el vivo que ocupa su lugar estaría bajo tierra. Esta y no otra es la garantía en un país que se va quedando sin garantías.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here