He preferido este título sin nombre para que la gente se asombre por un par de segundos. Ahora ya sabemos quien es. Y por qué infinito?, porque la mente humana tiene límites o sea que existe la extralimitación que no se deja atrapar entre la aquendidad y la allendidad. Y si bien el universo es una curvatura, tampoco nunca lo va a encontrar del otro lado de lo finito, por eso digo que este personaje tiene algún don donde puede llegar a donde los demás no alcanzamos. Yo lo vengo siguiendo desde hace más de una generación y su personalidad no se deja atrapar, se me escurre entre los dedos de la dialéctica. Pero en esa búsqueda constante, al menos he conseguido alcanzar algunas certezas sobre este ser tan extravagante. Simón tiene una mente zahorí y ese es un don que no lo posee casi nadie y significa que puede ver el otro lado de la luna, el otro lado de las cosas; entonces ya estamos frente a un acontecimiento, por eso no se deja asir, tan poliédrico, se salta, se escapa de de cualquier formato o tipificación. En el transcurso del País Diario, digamos su obra típica tiene artículos tan genuinos, tan originales y predestinados que asombra y nos obliga a admirarlo justamente en una provincia donde su profesión generalmente se reduce a la condición de fotocopias mutantes, calcomanías, radio, televisión y gráfica que nunca dejan de convertirse en su propia caricatura. Simón es distinto. Algunos dicen, en el charlismo de café periodístico que estan de vuelta de todas las cosas, aunque quienes dicen y nos quieren vender ese periplo falsificado, sabemos que nunca fueron a ningun lado. Simón se fue solo, saliendo de la adolescencia y sin recomendaciones al peor de todos los mundos mediáticos: Buenos Aires. Y se marchó justo cuando ya el medio se convertía en el propio fin. Allí se fogueó con maestros de la ironía como Adolfo Castelo; un ironista que cuando tiraba una frase, nos causaba un cosquilleo de adrenalina. Amigo de Jorge Lanata, debió transitar la comedia y tragedia de entrevistar a tipos a quienes desenmascaraba porque eran actores que le hacían creer a la gente que obraban como grandes revolucionarios (algo parecido a Pablo Echarri o Dady Brieva) y este “pendejo atrevido” condición vital para ser un periodista incisivo, delirante más loco que cuerdo, estrafalario y delirante, llegaba a alterar a estos actorzuelos farsantes que siempre vivieron del estado, haciendoles preguntas retóricas sin golpear por debajo de la lengua, pero que ante el desenmascaramiento se animaban a puñetearlo!!!!!!claro, no era fácil bajarle los dientes a un periodista que mide más de 1,85…Y cuando su jefe Castelo se enteraba del incidente, estallaba en carcajadas, porque había encontrado su doble perfecto o Lanata que ante las polvaredas que levantaba la minería, directamente lo consultaba a Simón. Entre tantos por algo será que lo nominan como uno de los mejores periodistas del país. Pero no es justo competir con Longobardi con la producción del grupo clarín para que lo escuche el país todas las mañanas por Mitre!!!!Así no vale, porque los millones de tipos que escuchan  un pase de longobardi a Lanata, si conocieran a Simón, la competencia sería más honesta y seria. Pero claro, como me dijo mi primo Tino cuando me leía: Primo!!!!cómo va a ser premio Nobel de literatura Ud. si vive en la loma de la mierda cerca de la cordillera!!!!con el clásico humor cordobés. Cuando Simón decía que Messi no iba a ganar por lo menos un putísimo mundial, nadie le creía. pero este tipo se adelantó. Como lo viene haciendo sistemáticamente con la realidad de este país y de esta provincia. Cuando Simón dice que vió el abismo, nos hace recordar a Nietzsche en más allá del bien y del mal, cuando observa que de tanto acercarnos al vértigo que nos lleva al precipicio nos asomamos y ya podemos estar seguros de que el abismo forma parte de nuestro ser. Por eso sostiene Simón que él al verlo al incorporarlo, en alguna manera lo ha vivido. No es un dato menor. Está dos pasos adelante y ratifica a malachi Martín, mayor exorcista que se conoce cuando observa: la predestinación es una realidad y es un misterio irresuelto.

Finalmente, recuerdo que este elogio de las características de nuestro periodista lo vengo haciendo desde hace 30 años por radio, gráfica y televisión. Además se le animó a cualquiera y enfrentó desde su solitariedad de infante de marina, a uno de los máximos depredadores politicos que habrá tenido esta provincia: don Jose Luis Gioja. Nadie le puede hablar de censura a Simón, se la bancó como un caballerito ingles. Su literatura es interesantísima y no tiene techo, porque se diluye, es esotérico pero no es ecléctico, lo podemos ver tomando un café o burlándose de la cordura burocrática del mundo cuando aparece con sus bebidas espirituosas. No conoce el miedo, no usa alarmas y no lo pueden clavar por la espaldas, porque no tiene espaldas, es ubicuo, está en todos lados simultáneamente y en ninguna parte. Este don de la bilocación lo atestigua su pluma y lee, lee un montón y ya sabemos que quien ha leido a un tipo como Sebreli, no le hace falta hacer ostentaciones. No tiene biblioteca para caretear, aparentar, él sabe que leerá hasta su último hálito. Engaña y juega cuando dice que será un contrasentido en esta vida hasta que no pueda más..siempre va a poder porque es infinito, dando la curvatura del universo. Una de sus frases: SOY UN ANARQUISTA INVOLUNTARIO, maravillosa metáfora de lo que somos los argentinos..¿hay algun argentino que no sea un anarquista a los empujones?. Es el último guasón del periodismo, es el llanto que rie, es la risa que llora…es Simón, como Pedro, ante tanta apostasía llega para inaugurar un mundo distinto y quien lo lea o lo escuche, percibirá que tiene la intuición de una mujer o la de Macaya Marques que antes de comenzar el partido ya entendía perfectamente cómo se iba a desarrollar el juego, el partido. Su autoridad que nos protege ante una de sus obras que leí con fruición ARGENTINOS POR NADA…es ARGENTINOS PARA TODOS. A este periodista no deberían desaprovecharlo las escuelas secundarias y la alicaída Universidad. Siempre te va a sorprender y quienes quisieron aplastarlo como una cucaracha, no sabían que se enfrentaban a la metamorfosis Kafkiana, aquel que se adelantó por encima del lomo de los siglos advirtiendo la frialdad humana que se anticipaba…y vean lo que sucede…el mundo se está derritiendo. Pero..Primo!!!cómo vas a ser premio nobel si vivis en el barrio Aramburu…jaja..dejate de joder!!!!                                          j c malis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here