A todos los lectores de cualquier punto del mundo le pido disculpas por este interregno que se ha producido durante dos semanas. Debi acudir a una operación que gracias a Dios y el equipo del hospital Marcial Quiroga he podido salir airoso.

Ahi en el hospital valoramos lo que tenemos y que siempre renegamos. ¡que feliz sería el campesino si supiera que es feliz!. lo pude comprobar. allá uno valora lo que reniega todos los días. Manos a la obra, pera seguir con Contratiempo despues de haber tenido mi propio contratiempo que me deja curado y con una muy buena experiencia de vida.

 

JUAN CARLOS MALIS. Juan Carlos Malis

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí