Si señor, si Victor Hugo, aún cuando ud creía que desde el siglo 21 ya no habría delincuencia en el mundo, un exceso de optimismo, lamentablemente todo sigue igual, querido Victor Hugo he leido su libro, Los miserables, he visto la película, Usted se inspiró en nosotros. Porque sabe, los argentinos nos sentimos que somos unos miserables. Usted decía que en la campiña francesa cuando aumentaba el trabajo bajaba la cantidad de crímenes, pero aqui no pasa lo mismo, aqui se roban niños, se violan mujeres, se mata por nada, se vive por vivir y ya “no morimos por vivir”, vivimos desesperados para no morir. Tenemos una pandemia, pero la peor pandemia es de los políticos vagos, ineptos, que tienen un solo desafío destruir a la Argentina. Cómo no sentirnos miserables si con las escuelas cerradas desde el año pasado, aqui jamas se interesaron salvo un vecino de Libertador y Sarmiento, por la educación. Aquí se pega un tiro en el corazón el médico que creó el by pass o la mejor parte de esa evolucion, aqui no se pudo bajar del barco el Libertador San Martín por las críticas que le hacían, aqui destruyen la obra de Alberdi y se limpian el culo con las páginas sagradas de la constitucion nacional. Si señor somos miserables, lo anticipó el mayor visionario que tuvo la Argentina, el profeta de la pampa como lo llama Ricardo Rojas a Domingo Faustino Sarmiento. Después del primer centenario todo empezó a descomponerse y si bien el siglo 19  fue de notables, el siglo 20 y lo que va del 21, nos quedamos sin altruismo, sin republica, sin valores, entonces hay un abismo entre la dirigencia y la población, la democracia se ha convertido en una simple parodia, una mascarada, un sistema de cartón pintado. Un vecina llamó al 911 es la heroína porque no gana lo que ganan los ministros los secretarios los que hacen las leyes y las deshacen , los jueces comprados, los gobernadores dictadores toda una banda..esa mujer Sofía es la que llamó y salvó la vida de una niña..desprotegida POR LA MADRE en manos de un oligofrénico toda una melange del sistema perverso, con una gran mayoría que solamente le interesa los dolares debajo del colchón, sin vacunas con hospitales colapsados y con camas ya destendidas esperando a los huéspedes de semana santa que de santa solamente le quedó el nombre. Las reservas están completas. Como dijo otro profeta que desde un bar nos decía todo es igual nada es mejor lo mismo un burro que un gran profesor, no hay aplazaos ni escalafón…..y es que el presidente, que tiene la palabra desteñida, no cree en la meritocracia. La transculturación nos alejó de las fuentes y nos desbarrancamos de tal forma..nosotros que nos creíamos eternos y ser los mejores hoy somos una triste fachada parecidos a la película de Meryl Streep y Brus Willis, la metáfora es exacta y devastadora..retrocedemos hacia adelante, caminamos torcidos, avanzamos con la cabeza girada hacia la retaguardia y giramos en el mismo lugar..porque LA MUERTE NOS SIENTA BIEN. Una se dispara de si misma, otro esta paseando el perro y el tercero corre detrás de las gallinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here